Por la pandemia, cientos de gatos fueron abandonados en una isla desierta en Brasil: Washington Post

85
Por la pandemia, cientos de gatos fueron abandonados en una isla desierta en Brasil: Washington Post
Foto: Shutterstock

La crisis sanitaria que vive Brasil, el segundo país del mundo con más muertes por Covid-19 y el tercero con más contagios, ha provocado que cientos de gatos sean abandonados en una isla desierta ubicada al sureste del país.

Un reportaje publicado en el diario estadounidense The Washington Post indica que en la Isla Furtada, conocida también como “isla de los gatos”, hay al menos dos colonias con cientos de estos animales. La cifra aumentó, según el diario, a raíz de la pandemia que comenzó en marzo del 2020.

“La crisis del coronavirus ha dejado a millones de dueños de mascotas muertos o empobrecidos, incapaces de atender a sus animales. En países ricos como Estados Unidos, los refugios y las redes personales (para el cuidado de las mascotas) han absorbido gran parte del aumento. Pero en todo el mundo en desarrollo, un número creciente de animales simplemente ha sido abandonado”, explica el reportaje.

En Brasil, algunos dueños pagan a los refugios de mascotas para que cuiden a sus gatos, pero hay otros que prefieren dar dinero a los lancheros para que se los lleven a la “isla de los gatos”.

La publicación indica que cuando llegó la pandemia hubo un desequilibrio en la isla, ya que la población de gatos se multiplicó pero no había quiénes pudieran ofrecerles agua y comida para sobrevivir.

“Comenzaron a circular informes sobre ‘canibalismo felino’. Lo que había comenzado como una rareza local, incluso una atracción turística, se había convertido en una vergüenza pública y un problema ecológico”, indicó The Washington Post.

Quienes viven en Mangaratiba, ubicada a aproximadamente 60 kilómetros de Río de Janeiro, quieren que los visitantes dejen de alimentar a los gatos para no fomentar el abandono de mascotas. En cambio, los defensores de animales argumentan que en esa isla no hay comida para que ellos sobrevivan.

Funcionarios de esa comunidad propusieron enviar expediciones para explorar la isla y realizar un censo de gatos. Luego, instalar cámaras de vigilancia para disuadir el abandono y enjuiciar a quienes abandonen gatos. Se adoptaría únicamente a los gatos más dóciles. Sin embargo, este plan ha sido criticado por defensores de animales.

“Los animales no pidieron vivir en una isla desierta. Dijo que se habían visto buitres dando vueltas por la isla. ¿Cómo podría la gente volver a abandonarlos?”, señaló al diario estadounidense Joice Puchalski, coordinadora de un grupo de voluntarios que alimenta a los gatos de esa isla.

(Con información de LatinUs).