- Publicidad -
Inicio Más Noticias Esta oscura historia dio origen al Día del Niño

Esta oscura historia dio origen al Día del Niño

Aunque en México celebramos el día del Niño el 30 de abril, el resto del mundo lo festeja el 20 de noviembre por recomendación del Fondo de las Naciones Unidas para la infancia o UNICEF. Pero ¿cuál es realmente su origen?

El origen de esta celebración a nivel global se remonta a la Primera Guerra Mundial, un conflicto de escala masiva que cambió gran parte de los paradigmas respecto a la guerra entre naciones, avances tecnológicos, la supuesta gloria del combate y sus consecuencias sobre la población civil.

Entre el periodo de 1914 a 1918, decenas de naciones se enfrentaron en combate abierto en distintos puntos del planeta. Por ejemplo en Europa a las arenas de Medio Oriente, la guerra afectó no solo a los ejércitos, sino también a los habitantes de todas las ciudades y pueblos que de pronto se vieron sumergidos en el conflicto.

Como consecuencia, miles de niños y niñas que sufrieron los estragos de los avances en las tecnologías bélicas, razón por la que la Sociedad de Naciones, el organismo precursor a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), comenzara a tomar en cuenta los derechos de los niños, no solo en las guerras, sino en los tiempos de paz.

Por lo anterior, en 1924, apenas una década después del inicio de la Gran Guerra, se redactó y firmó la Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño, el primer texto que reconoció la existencia de derechos específicos para las niñas y niños, además de la responsabilidad de los adultos para asegurar su bienestar.

Dicho documento se basaba en cinco principios básicos, según un borrador publicado en 1923:

  • El niño debe contar con los medios para su desarrollo normal, tanto material como espiritualmente
  • El niño hambriento debe ser alimentado, el enfermo cuidado, el rezagado atendido, el delincuente corregido y el huérfano protegido
  • El niño debe ser el primero en recibir ayuda durante las emergencias
  • El niño debe ser colocado en una posición que le permita acceder a cierto nivel de vida, y debe ser protegido contra todo tipo de explotación
  • El niño debe ser concientizado de que todos sus talentos deberán ponerse en servicio de la humanidad
  • Los niños de la revolución

Origen del Día del Niño en México

En México el Día del Niño no nace del sufrimiento de los niños europeos que se vieron afectados por los sangrientos encuentros entre la Entente y los Imperios Centrales, sino del rol que jugaron durante los primeros años de la Revolución Mexicana.

Los niños que participaron en la revolución, vieron su infancia interrumpida de tajo, y Ya sea como espías, mensajeros, soldados o simplemente como encargados de llevar armas y munición a los combatientes. Por lo que esta guerra civil también marcó una generación de niños y adolescentes que años más tarde desempeñarían diferentes roles en la reconstrucción del país.

Por otro lado, se tiene constancia de que el Día del Niño fue instaurado el 8 de mayo de 1916 en la ciudad de Tantoyuca, Veracruz. Sin embargo, en menos de diez años, esta fecha fue cambiada al 30 de abril.

El origen del 30 de abril como el Día del Niño en México

Tras publicarse el documento que reconocía a nivel mundial los derechos de los niños y niñas del mundo, Álvaro Obregón, el entonces presidente de México, lo firmó comprometerse a seguir sus preceptos al pie de la letra, siendo el 30 de abril de 1924 el día en que se llevó a cabo la firma.

Pasaron los años y en menos de dos décadas de la publicación de aquel documento histórico, el mundo se sumergió una vez más en las llamas de la guerra.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, la Sociedad de Naciones, que probó ser inútil frente a las intenciones expansionistas de Japón, Alemania e Italia, se disolvió para dar lugar a la Organización de las Naciones Unidas, organismo que en 1946, fundó la UNICEF para asegurarse que ningún niño sufriera las consecuencias del abandono, los conflictos bélicos, la explotación o la violencia doméstica.

A petición de la delegación de Afganistán, se adoptó el 20 de noviembre como el Día Universal de los Niños, fecha en la que los derechos de los niños y las niñas del mundo, se divulgarían tanto como fuera posible.

Sin embargo, en México no se celebraría el 20 de noviembre porque ese día es en el que se conmemora el inicio de la Revolución Mexicana, por lo que se decidió celebrarlo el 30 de abril.

¿Por qué es importante celebrar el Día del Niño en México?

Conmemorar este día no trata sólo de comprar regalos a nuestros niños y niñas, sino de recordar que aún hay mexicanos menores de edad en situación de pobreza extrema o sufriendo algún tipo de explotación o abuso físico y sicológico.

México apenas tiene poco más de 18 años reconociendo los derechos de la niñez mexicana pues apenas en el año 2000, se promulgó la primera Ley de Derechos de las Niñas y los Niños, misma que en 2014 fue sustituida por otra ley que comprende al menos una veintena de derechos de los niños, las niñas, los y las adolescentes del país.

Cabe mencionar que de acuerdo con los datos de la UNICEF, hay al menos 21.2 millones de niños, niñas y adolescentes, sumidos en la miseria. Razón por la que el 30 de abril también es para recordarnos que aún queda mucho trabajo por hacer para asegurarle un futuro a las generación más joven de mexicanos.

Salir de la versión móvil