Conoce la historia de Hedy Lamarr, de actriz a precursora del Wi-Fi

14

En este Día Internacional de la Mujer, recordamos la historia de Hedy Lamarr, la inventora de la tecnología inalámbrica y precursora del Wi-Fi.

Conoce la historia de Hedy Lamarr, la precursora del Wi-Fi

Hedwig Eva Maria Kiesler nació el 9 de noviembre de 1914 en Viena, Austria, hija de un matrimonio judía de la alta burguesía.

A sus 16 años empezó a estudiar ingeniería, pero abandonó los libros por el escenario antes de cumplir los 20, se mudó a Berlín y se inscribió en la escuela de actuación del director Max Reinhardt, un mítico innovador de las puestas en escena.

A los 18 años, se casó con un poderoso empresario armamentístico austríaco, Friedrich Mandl.

Una noche, aprovechó la ausencia de su esposo, que era un tirano y esclavo que la obligaba a vivir encerrada; puso un somnífero en el té de su asistente, se vistió, llegó a la estación de tren, y tomó un expreso a París disfrazada de mucama.

Ahí conoció a Louis B. Mayer, el presidente de Metro Goldwyn-Mayer, que le ofreció un contrato de siete años en Hollywood.

Aunque la suerte no la acompañó como actriz, y tras cuatro películas para el olvido, decidió desarrollar su interés por las ciencias aplicadas en plena Segunda Guerra Mundial; por lo que, combinado con su repudio por el régimen nazi, produjo su mayor provecho.

Conoce la historia de Hedy Lamarr, de actriz a precursora del Wi-Fi

Hacia la invención del Wi-Fi

Estudió temas como armas, balística, sistemas de comunicación cifrados, nuevas tecnologías militares, intercepciones; además fungió como espía amateur, entregando al gobierno estadounidense información confidencial sobre el régimen nazi.

En 1942, Hedy inscribió la patente de un método de comunicación secreto que buscaba evitar la detección de torpedos enviados por las tropas aliadas.

Su idea era que, si podías hacer que tanto el transmisor como el receptor saltaran simultáneamente de frecuencia a frecuencia, entonces cualquiera que intentara interrumpir la señal no sabría dónde estaba.

La invención fue aceptada y patentada bajo el número 2.292.387 a nombre de H.K. Markey (Hedwing Kiesler, y Markey por su segundo marido en ese momento), y George Antheil, aunque si hubiese llevado el nombre de Hedy Lamarr, seguramente tendría hoy de un mayor reconocimiento.

Aunque esta tecnología no se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial, fue aplicada por primera vez en 1962, durante la crisis de los misiles en Cuba.

En 1980, el invento de Hedy Lamarr le abriría las puertas a la tecnología inalámbrica, lo que sería la precursión del Bluetooth y el Wi-Fi.

Su nombre figura en el Salón Nacional de la Fama de inventores; pues también desarrolló una versión mejorada de los semáforos y una pastilla para crear una bebida gaseosa.

En sus últimos años cayó en el abismo de la droga y en una desesperada cabalgata de cirugías estéticas que borraron los últimos rastros de su belleza, muriendo finalmente el 19 de enero del 2000 a los 85 años.

También te puede interesar: No creerás los riesgos de conectarte a una red Wi-Fi pública

Tuvo seis maridos y un único hijo.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios