Puebla.-A través de bombardeos al cielo, Volkswagen ha detenido las lluvias y ocasionado que cientos de cosechas se sequen, lo que ha causado molestia y preocupación entre los campesinos.

Dicha acción ya ha terminado con dos mil hectáreas de cultivos y los campesinos señalan que se les ha cortado su fuente de ingresos, pues desde el mes de mayo que comenzaron los cañonazos y ni una gota de lluvia a caído.

¿Cómo funciona?

A partir de que se forman las nubes en el cielo que indican las posibilidades de lluvias, la empresa alemana, saca un cañón de 10 metros de largo por tres de ancho, dispara al cielo y ahuyenta a las nubes alejando las lluvias de sus autos y de los cultivos aledaños.

¿Cuál es el objetivo de los cañonazos?

Siendo Puebla la planta principal de producción de automóviles para VW, tienen grandes lotes de autos, y para que las lluvias no desgasten la pintura, la empresa alemana recurre a bombardeos al cielo para evitar las lluvias.

Aunque esta acción está permitida por el gobierno del estado para realizarse sólo durante dos horas al año, Volkswagen ha violado las reglas y ahora realiza las detonaciones cada 10 segundos cuando se forman las nubes, llegando a escucharse hasta 62 detonaciones al día; así lo informó el medio MTP Noticias a través de su sitio web.

El año pasado, el uso de este tipo de tecnología en otras partes del país había dejado pérdidas significativas, por lo que legisladores federales exhortaron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Sagarpa, prohibir el uso de estos elementos manipuladores del clima, al menos hasta que se realizara un estudio para analizar el impacto en el medio ambiente.

Sin embargo, ninguna autoridad ha sancionado a la empresa, a pesar de existir múltiples quejas de campesinos afectados.

Afectaciones

Los campesinos de la comunidad de Coronango y Cuautlancingo (lugares donde VW tiene sus fábricas), declararon para mtpnoticias.com, se mostraron preocupados por la falta de lluvias pues dependen de las milpas del maíz, asegurando que las masorcas no se están formando y el maíz se está secando.

De acuerdo con Juan Pérez, campesino entrevistado por el medio local, señaló:

“La Volkswagen dice que solo se detiene el granizo y no la lluvia, pero eso (el tronido de los cañones) alejan las nubes. Efectivamente bombardean y se detienen las lluvias en 10 o 15 minutos. Bombardean de 2 a 3 horas diarias (cuando se forman las nubes), tal vez más, bombardean cada 10 segundos”, narró.

Lo mismo pasa en La Resurrección, comunidad perteneciente a la capital, en donde resguarda los cientos de autos que fabrica.

Casimiro Alonso, otro hombre dedicado al campo que esperaba su cosecha para el siguiente mes de septiembre, dijo en entrevista que:

“Hacemos un atento llamado al gobierno del estado que quite los bombardeos que nos afecta nuestros cultivos que de eso dependemos (…) Al final de cuenta nos vinieron a afectar con bombas antigranizo y a los mantos acuíferos no han recibido agua”, indicó.

De acuerdo con MTP Noticias, son más de 10 mil campesinos que se han visto afectados por la manipulación del medio ambiente ocasionada por Volkswagen, esto sin contar los efectos en Tlaxcala, estado colindante con Puebla.

Después de bloqueos carreteros por parte de las comunidades afectadas, la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (Sdrsot), el 06 de agosto hizo un llamado a Volkswagen México para detener los cañonazos, sin embargo, MTP Noticias informó que días después los tronidos continuaron.

También te puede interesar: Denuncia masiva contra la Volkswagen

Por lo que, la empresa alemana pone en riesgo a las comunidades de Coronango, Cuautlancingo y La Resurrección quienes podrían quedarse sin comer durante un año.

Más noticias de Quintana Roo

DEJA UN COMENTARIO

comentarios