Florecen cerezos de Japón y se encienden alertas climáticas mundiales; es una pésima señal

En días pasados florecieron los icónicos cerezos en Japón pero al contrario de ser una excelente señal de primavera, esta hizo que se prendieran las alertas mundiales, pues lo hicieron muchísimo antes de lo esperado. Incluso científicos advierten que es una señal de una crisis climática mayor.

Si piensas en una primavera en Japón, la imagen que viene a la mente, sin duda, es de los famosos cerezos conocidos también como sakura: flores blancas y rosas, que brotan en ciudades y montañas, cubriendo el suelo con sus pétalos.

 

 

Pero el que broten cada vez más pronto es una advertencia sobre el cambio climático. Pues de acuerdo con especialistas de la Universidad de Osaka estiman que es la primera vez que “despiertan” antes de primavera en más de 1,200 años.

El investigador de la Universidad de la Prefectura de Osaka, Yasuyuki Aono, ha recopilado registros de Kioto que se remontan al año 812 d.C. a partir de documentos históricos y diarios. En la ciudad central de Kioto, en Japón, la floración de los cerezos alcanzó su punto máximo el 26 de marzo, la más temprana en más de 1,200 años, según Aono.

“Las flores de cerezo (sakura) son extremadamente sensibles a la temperatura”, cuenta Yasuyuki Aono. Explica que Japón es 3.5 grados más caliente que hace 200 años.

Y es que normalmente, estas imágenes no se ven sino hasta mediados o finales de abril, cuando la primavera ya está en todo su esplendor. Sin embargo, este año, para preocupación de millones, los cerezos en Kyoto florecieron el 26 de marzo y en Tokyo sucedió el 21 de marzo.

El aumento del calor es el principal factor

Este aumento en el calor hace que las flores florezcan antes, tiene dos fuentes: la urbanización y el cambio climático. Con el aumento de la urbanización, las ciudades tienden a calentarse más que las zonas rurales circundantes. Eso se denomina efecto isla de calor. Lo que se entiende como una consecuencia del cambio climático, que ha afectado toda la región y en el mundo.

“El invierno fue extremadamente frío, pero la primavera llegó demasiado rápido e inusualmente cálida, así que los botones despertaron antes de tiempo”, señala el investigador japonés.

Nada más para que se den un idea: en promedio, las flores de cerezo caían 10 días más tarde en 1920. Estos cambios pueden desestabilizar ecosistemas enteros. Un especialista en biometeorología de la Universidad de Hong Kong explica cómo es que las temperaturas florales terminan haciendo un desgarriate en la relación con el mundo de los insectos.

Además explica cómo es que podría causar la desaparición de las especies. Y es que si los árboles florecen antes de que los insectos entren en su apogeo primaveral, es posible que no tengan suficientes polinizadores para continuar y los bichos podrían no encontrar alimento necesario.

Las imágenes de las flores de cerezo en Japón en este 2021 son igual de hermosas que siempre, pero ahora incluyen un mensaje preocupante, pues el balance de nuestros ecosistemas está en riesgo.

Con información de CNN