En las últimas 24 horas se detectaron dos casos de Peste negra en Mongolia, por lo que se decretó una nueva cuarentena en la zona para evitar que la enfermedad se propague.

Después de que se dieran a conocer dos muertes por peste bubónica, el gobierno de Mongolia ordenó poner en cuarentena a la ciudad Tsetseg, en la provincia occidental de Khov.

Por su parte, el gobierno local detalló que los especialistas del Centro Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades (NCDC) y el Centro Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades de Khov y Bayan-Ulgii están trabajando para establecer una cuarentena en Jargalant y Tsetseg Soums.

“Se sabe que las víctimas habían consumido carne de marmota y de dichos casos confirmados se identificaron 146 individuos de primer contacto y 504 de segundo contacto, y se recolectaron y analizaron 146 muestras de primer contacto”, indicaron las autoridades sanitarias en un comunicado.

Ante dicha situación se tomó la decisión del cierre migratorio con Rusia para evitar el paso de vehículos particulares y de transporte de mercadería, el lugar afectado está a unos 500 kilómetros al sur de Siberia.

No es la primera vez que Mongolia recurre a esta medida

Previamente cerró un cruce fronterizo clave con Rusia en mayo de 2019 bajo la sospecha de que pudo haber desempeñado un papel en un brote de la peste, dejando varados a varios turistas rusos.

Cabe señalar que la peste bubónica mató a 50 millones de personas en el siglo XIV, sin embargo, todavía existe en la actualidad. Ha matado a unas 2 mil personas al año.

Por ello, la caza y el consumo de carne marmota está prohibida, sin embargo la población local se alimenta del roedor de una manera frecuente.