Cozumel, 21 de Septiembre.- Unos 450 voluntarios participaron en la XXXIV jornada de limpieza internacional de playas que realizó la Fundación de Parques y Museos de Cozumel en el malecón y la parte oriental de la isla, a fin de reducir la contaminación en el mar.

Cancún.— Carlos Gosselin Maurel, ex presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, informó que el único programa oficial que ya maneja en forma integral el sargazo en Quintana Roo lo hace de manera “ilegal” por la falta de una norma que catalogue la macroalga, que es el siguiente paso a coordinar con el Gobierno Federal.

También reveló que el protocolo ya es parte de la estructura del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), portavoz ambiental de la ONU y que ya se trabaja en una costosa técnica para reponer el color azul turquesa de las aguas del Caribe Mexicano, que aún tienen un tono “chocolatoso” por el sargazo.

Al término de la conferencia en la que la hotelería organizada reiteró por enésima ocasión su oposición a la llegada de cruceros a cualquier otro destino turístico de Quintana Roo que no sea Cozumel o Mahahual, el ex líder hotelero indicó que sólo se espera autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para industrializarlo.

Después de la reunión de hace 15 días en la Ciudad de México, estamos buscando una norma, pues mientras no la haya no podemos avanzar. Lo que necesitamos es industrializar y sólo resolviendo el problema normativo podremos garantizar las inversiones; no lo hemos podido lograr todavía.

Refirió que se trata de un tema ya probado y que ya se tienen multimillonarias inversiones listas para ingresar a la entidad, pero mientras no haya una norma no se puede hacer nada. Manifestó confianza en que antes de que concluya el año se consiga la anuencia de las autoridades ambientales de la Federación.

Comentó que con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) se negoció un préstamo a fondo perdido de 260 millones de pesos; pero el Gobierno Federal concluyó que por falta de tiempo durante el último trimestre de 2019 no se podría aplicar. Se acordó que los recursos se liberarían para su aplicación durante el próximo año.

“Un punto que estamos tratando en la normatividad es que el producto sargazo tenga un valor negativo; o sea, que requiera un apoyo del Gobierno Federal, o un apoyo de los municipios o un apoyo de alguien para que su captura en el mar no represente un costo; si no, no se puede desarrollar. Cuál es el interés que tenemos: la industrialización de Quintana Roo.”

Indicó que el principal beneficio es que se volverán a tener playas limpias y que el sargazo ya tendrá un destino y una utilidad y, si no se apura una solución, en los próximos dos años ya no habrá dónde depositarlo; incluso, adelantó que pronto habrá una conferencia en Puerto Morelos para anunciar el éxito total de la iniciativa.

“Traemos un problema que es la contaminación del color del agua, que está ligeramente achocolatada y estamos buscando mecanismos para volver a rescatar el color azul del agua. Ese color obedece al sargazo que se hundió en el curso del año pasado y que está a las orillas de la playa. Y ahorita estamos haciendo un bombeo de agua azul a 150 metros a ver si logramos que genere una corriente que nos arrastre agua azul y sacar el sargazo.”

Carlos Gosselin dijo que aún es muy difícil cuantificar el proceso de azulamiento de las playas frente a su hotel, el Paraíso La Bonita, pero se están gastando entre 150 mil y 200 mil pesos semanales en la experimentación.