Por Anwar Moguel.

El anuncio de la próxima visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Quintana Roo para el banderazo del Tren Maya -uno de sus proyectos emblemáticos- despertó, de nueva cuenta, el espíritu gangsteril y golpeador de la senadora Marybel Villegas Canché, que dando cátedra de cinismo y desmemoria se lanzó al ataque contra molinos de viento, intentando desacreditar al gobernador Carlos Joaquín González y, de pasito, engañar a uno que otro incauto.

Villegas Canché, cuya flexibilidad ideológica la ha llevado a ser candidata del PRD, PAN, Verde, PRI y Morena, con tal de satisfacer sus desmedidas ambiciones, arremetió en sus redes sociales contra Carlos Joaquín con acusaciones sin sustento, intentando incluso amarrar navajas entre el presidente López Obrador y el gobernador.

“Celebro que Quintana Roo será el primer destino que visitará el presidente Andrés Manuel López Obrador después de la Jornada Nacional de Sana Distancia. Es muy importante su presencia en nuestro estado porque el gobernador trae ganas de volver a endeudar al estado, como lo ha declarado en entrevistas recientes”, escribió la polémica política.

Esto, a raíz de que el gobernador Carlos Joaquín en entrevista al periodista Hugo Martoccia reconoció como una posibilidad, y solo eso, el solicitar un nuevo empréstito para enfrentar las consecuencias económicas tras la pandemia.

Lo cierto es que, en lo que va de su administración, Carlos Joaquín se ha mantenido reacio a adquirir nuevas deudas, a pesar de que en los dos sexenios previos el brutal endeudamiento dejó al gobierno estatal sin margen de acción.

De hecho, el actual techo de endeudamiento posible para Quintana Roo es de poco más de mil millones de pesos, cantidad que, aunque se solicitará, será insuficiente ante la crisis venidera.

Lo peor, lo ofensivo, lo grosero, es que Marybel nos quiere ver a todos la cara de tontos intentando engañarnos, queriéndose poner la capa de superheroína cuando ella fue cómplice y coautora material del desastre financiero en Quintana Roo.

Villegas Canché fue legisladora local del PRD de 2005 a 2008, en la primera etapa del gobierno de Félix González Canto; en esa Legislatura se le consintió todo al ex gobernador, aunque el tema de la deuda aún no era catastrófico.

Pero la chapulina ideológica repitió como diputada local en el periodo 2013-2016, donde formó parte de la bancada del PRI con quienes aprobaron nada más y nada menos UNA DEUDA TOTAL SUPERIOR A LOS 40 MIL MILLONES DE PESOS, entre créditos y refinanciamientos, en la última etapa del gobierno de Roberto Borge.

Si, la salvadora, la que no permitirá más deuda -aunque la situación evidentemente lo requiere-, la que asegura que detendrá a los “enemigos de Quintana Roo”, fue igualmente responsable del endeudamiento criminal que nos pesará a los quintanarroenses por muchos años más.

Quizá Marybel no lo recuerde, pero aquí le refrescamos la memoria:

-El 16 de julio de 2013 le aprobó a Borge un empréstito por 4 mil 984 millones de pesos
-El 14 de noviembre de 2014 aprobó tres créditos para el estado, por 10 mil 727 millones 991 pesos, 3 mil millones y 1 mil millones, respectivamente, para sumar un total de 14 mil 727 millones de pesos.

Eso sin contar que le aprobó al Ayuntamiento de Solidaridad casi mil millones de pesos y a Othón P. Blanco un refinanciamiento muy dudoso por 320 millones de pesos.

Ahhhh! Y si faltaba algo, también aprobó la venta de territorio -porque eso fue- a la polémica empresa Aguakán por 1 mil 080 millones de pesos, recursos que se perdieron en la nébula de la corrupción borgista.

¿Y ahora acusa a un gobernador maniatado financieramente de querer endeudar al estado?

Bien valdría recordarle lo que dice la sabiduría popular: hay que ser marranos… ¡pero no trompudos!

Más noticias de Quintana Roo