Autosabotaje

Por Lizzy Santoyo

Fotografía: Diego Zayas - [email protected]

Juan, sabe que de terminar con el proyecto que le piden es muy probable que le den un ascenso, múltiples cosas se le han atravesado, se ha ocupado de ellas, sin prestar mucha atención a aquel proyecto. La fecha se ha acercado, Juan “no tuvo tiempo” y el proyecto no salió tan bien como deseaba. Tampoco obtuvo el ascenso.

Ángeles tuvo una amarga separación después de muchos años de relación, le ha sido muy difícil superar esa situación, desea volver a amar, no obstante, al conocer a alguien que despierta en ella esa ilusión, no se involucra más allá de lo “seguro”, aunque lo deseara prefiere las barreras que ha puesto a su alrededor, mientras se dice que eso es lo mejor.

¿Qué sucede en estos casos? Cuando quieres algo en verdad y después te aseguras de que no suceda, se llama “auto sabotaje”. Una persona se vuelve su propio estorbo, en ocasiones no se percata de ello o cree que no es así, sino resultado o culpa de otras personas o circunstancias.

El auto sabotaje sucede a un nivel inconsciente, en ocasiones la frustración de nuestro anhelo o meta lo atribuimos a diversas circunstancias, tales como:
• Somos víctimas.
• Mala suerte.
• Otros son los culpables.
• Justificaciones aparentemente lógicas (no dio tiempo, se olvidó, necesitaba el dinero para otra cosa.)
Es común que ciertas cosas se atraviesen, sin embargo, cuando una persona desea algo y es su mejor aliada para conseguirlo, se enfoca más en el “cómo sí” en vez del “cómo no”, y pareciera que procura de todas las formas convencerse a sí misma de que los obstáculos son más grandes que la persona.

¿Cuáles son nuestros terribles aliados en esa lucha de una persona contra sí misma?

Las creencias son uno de esos aliados, ¿qué son las creencias? son aquello a lo que le damos validez, lo certificamos como una verdad, con base a una experiencia previa. Es lo que vamos introyectando en la vida, es decir; lo que nos apropiamos, aquello que escuchamos, lo que dicen, las verdades sociales, y las hacemos nuestras diciendo “Oh sí, es verdad”, por ejemplo: “Todos los hombres/mujeres son iguales, eres un inútil, estás gorda por eso nadie te quiere, más vale sólo, amar es sufrir, etc.”

La vida es como si fuese un gran paisaje, imagina el que más te guste, ahora en medio de ese paisaje, estás tú, sin embargo, pones unos muros y un techo, en un espacio reducido. Es tu búnker, en el que te encierras, ese búnker representa todas las creencias y prejuicios que traes. Todos ellos te mantienen “a salvo”, en tu zona segura, tu zona de confort; y es aquella en la que puedes estar sin correr riesgos, sin pagar precio, sin exponerte. E implica vivir en estancamiento, sin fluir con la vida, y de permanecer mucho ahí te quedas en una zona de mediocridad. La zona de confort es sana por períodos breves para retomar bríos, pero no para hospedarse indefinidamente ahí.

Y es aquí donde reitero lo útil que nos resulta en nuestro crecimiento como personas el cuestionarnos en qué creemos y sobre todo por qué lo creemos.

Otro terrible aliado en el auto sabotaje, y que forma parte de tu búnker es el miedo.

El miedo es real, aunque la razón no la sea, es decir que muchos de nuestros miedos son “hijos” de pensamientos negativos. Nuestra vida es el producto de nuestros pensamientos y quien tiene pensamientos aterrorizantes solo puede esperar miedo.
Los miedos son en relación al futuro, nos da miedo volver a vivir cosas del pasado, entre el futuro y el pasado estamos perdiendo la vida que tenemos en el presente.
Ahora, uno se vuelve experto para seguir manteniendo el búnker en su lugar, e incluso le pone llave para asegurarse de no salir de él. A esas llaves podría llamarlas justificaciones o pretextos:

¿Qué te dices para evitar tomar riesgos? ¿Para iniciar una dieta? ¿Para no ir al gimnasio?
¿Para no tener una relación maravillosa en tu vida? ¿Para dejar de fumar?

Excusas habrá, así que, lo mejor es agarrar el toro por los cuernos, ser honestos y preguntarse ¿para qué uso estas historias, ¿qué es lo que busco evadir, o qué miedo o creencia es la que se encuentra detrás? Obsérvate, toma distancia, analiza de dónde viene en verdad.

Poner metas, calcular el riesgo, creer en la capacidad y crear las oportunidades, las formas de cómo sí alcanzar algo, procurar la congruencia. Y si por naturaleza no poseemos la facilidad de concretar nuestras metas, seamos rebeldes, elijamos ir contranatura.