Antagonismo con efecto desintegrador

33
antagonismo

Antagonismo con efecto desintegrador

Por Manuel Jesús Avila

A un año de distancia del cisma político vivido en Quintana Roo, nuevas formaciones partidistas amenazan con reeditar esa versión del “big bang”, pero ahora con efecto pulverizador. Con el arribo de un nuevo contrincante al escenario político, se puede vislumbrar un empeoramiento de la enfermedad llamada abstencionismo -que había empezado a ceder en la entidad- debido al descontento ciudadano. O peor aún, con el ambiente enrarecido que se respira, con aires de insatisfacción y frustración, el impacto podría ser demoledor para unos y beneficioso para otros. En el peor de los casos el voto podría fragmentarse y dar lugar al oportunismo y las prebendas. Y es ahí donde el surgimiento del nuevo partido, Confianza por Quintana Roo, cobra relevancia. Y no es que seamos pesimistas, pero no hay que olvidar que antes de realizar sus primeras asambleas distritales en los municipios de Lázaro Cárdenas y Benito Juárez, el movimiento ya estaba erigido como asociación civil, la Organización Sustentabilidad Social y Trabajo Comunitario, A.C., cuyo presidente es Alfredo Caamal Huchim; así que, en caso de surgir como opción en las boletas, Confianza por Quintana Roo podría contar con representantes oficiales. De lo contrario, un candidato independiente sería su punto de partida.

En cualquiera de los casos esta agrupación obtendría ganancia, su objetivo a final de cuentas. Pero para hacer esto posible no es suficiente un Caamal Huchim al frente, sino que se requiere de otro orquestador más pesado, apareciendo la figura de un conocido personaje, Miguel Ramón Martín Azueta, jefe de la Oficina del gobernador, quien es señalado como el principal impulsor de esta incipiente ideología. Si bien este partido se encuentra en un estado “embrionario”, desde su etapa de “gestación” este proyecto ha contado con su respaldo, por lo que sería un error subestimar su capacidad de persuasión.
La fragmentación del electorado sin duda podría beneficiar no sólo a partidos como el Revolucionario Institucional, a quien no se le debe dar por derrotado ni por muerto antes de la contienda, ya que una doble o triple alianza con miras a las próximas elecciones podrían darle el impulso y los votos necesarios para catapultarse de nueva cuenta a la cúspide; sino también al partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena, que ha mantenido la tendencia hacia arriba en las últimas fechas. En cambio, la alianza PAN-PRD, del gobierno en turno, podría llevarse la peor parte, debido a los recientes escándalos en los que se ha visto envuelto tras la asignación de licitaciones.

También te puede interesar: El amparo de Borge

La eclosión del Partido Confianza por Quintana Roo podría representar -más que un débil rival antagónico- un perfecto aliado para uno de los partidos grandes y de esta forma saltar a la palestra como actor protagónico en la contienda electoral de 2018, amén de que el Consejo General del Instituto Electoral de Quintana Roo apruebe o no la constitución de la agrupación como partido político. Lo que sí es un hecho, es que Confianza por Quintana Roo ya ha dado su primer paso y puede -como cuento de terror- sacarle un susto a más de uno.

Más noticias de Quintana Roo

DEJA UN COMENTARIO

comentarios