Humillan a dos mujeres de edad en Chedraui Cancún; iban con sus nietas

258
Foto: Cortesía

Cancún.- Dos señoras de edad acompañadas de dos niñas sufrieron abuso por parte de trabajadores de la tienda Chedrahui, luego de que este domingo acudieran a la sucursal de Mundo Maya, ubicado sobre la avenida López Portillo cerca del tianguis de la 101, a comprar algunos artículos y terminaran siendo tratadas como delincuentes.

La situación fue compartida por un familiar de las afectadas a través de la Línea Del Inspector, donde comentó que su madre y tía, quienes además de ser ya grandes también están delicadas de salud, acudieron acompañadas por dos adolescentes, y cuando pasaron a caja para pagar lo que llevaban tenía un error en los precios, lo cual señalaron al cajero por lo que este hizo válida la cancelación del producto y lo escaneó nuevamente.

Al salir de la tienda un elemento de seguridad privada de la tienda les pidió de muy mala manera el ticket y ellas amablemente se lo dieron pero le preguntaron por qué aplicaban esa medida solamente con ellas, por lo que el trabajador respondió, nuevamente con prepotencia, que “eran órdenes de arriba”.

El trabajador de seguridad pidió a una de las señoras que abriera las bolsas y sacara el contenido, la cual no pude abrir las bolas porque sufre de una discapacidad en las manos, el hombre grita a las niñas asustándolas por el tono.

Al revisar el ticket se percatan de que había unas toallas sanitarias que no aparecían como cobradas y las mujeres explicaron lo que había sucedido con el error al ser escaneadas. El seguridad junto con otras dos supervisoras las dirigen a la caja donde les fue cobrada la mercancía y cuestionan al cajero, el cual afirma que él sí había escaneado el artículo y decide pasarlo otra vez para que sean cobradas.

Después de este acoso, una de las mujeres dijo que ya no quería el producto, pero sí necesitaba hablar con el gerente pues les habían hecho pasar una gran humillación y vergüenza por un error que no fue de ellas.

El gerente, quien dio la orden de detenerlas en la entrada, no fue capaz de ir y disculparse con las damas después de este pésimo trato, quien luego les pidio dejaran su queja en una hoja.

Por supuesto este maltrato, humillación y acoso tuvo consecuencias en la salud de las mujeres mayores, pues a una de ella, quien es diabética y padece de la presión, no se le ha podido controlar esta última, luego de tal disgusto. Mientras la otra señora tiene la cara hinchada de la crisis de nervios que sufrió en el momento que la detuvieron frente a los demás clientes.

Tal parece que en tiendas Chedrahui les enseñan a cuidar la mercancía como si el negocio fuera de los empleados, pero no les exigen tener un trato cordial y amable hacia los consumidores, y mucho menos el manejo de situaciones delicadas.