Conoce al maestro que preserva la milenaria técnica de esgrafiado maya del barro

Foto: Vía Abraham Hernández Medina/Maestro Gaspar

Ticul, Yucatán.-Sus manos son mágicas porque moldean magistrales figuras, pero también porque preservan una ancestral técnica del esgrafiado maya del barro; por eso y más, Gaspar Ernesto Courtenay Dzib, es un guardián de la herencia milenaria.

Con Quinta Fuerza, platicó este maestro alfarero reconocido con dos galardones estatales en 2014 y 2018, una mención honorífica nacional, participante continuo en el Concurso Nacional de Grandes Maestros, conferencista, con varios premios, exposiciones y exhibiciones en recintos como el Museo Nacional de Arte Popular en Coyoacán, Ciudad de México.

Conoce al maestro que preserva la milenaria técnica de esgrafiado maya del barro

Este artista resguarda la técnica de arte prehispánico plasmado en barro de esgrafiado, engobes de tierra y bruñido; algo que le ha llevado muchos años en desarrollar y perfeccionar para lograr acabados sorprendentes.

“Mi abuelo participó en la Guerra de Castas y el otro es de origen beliceño; mi oficio no fue heredado por linaje pero sí tengo una pasión porque conozco parte de mi cultura y me he apasionado en ello. Tuve la oportunidad de aprender en un taller de alfareros que vinieron de México. He estado explorando y he estado echando a perder y logrado una técnica muy peculiar casi personalizada más acercada a la cultura maya“, explicó el maestro Gaspar.

Conoce al maestro que preserva la milenaria técnica de esgrafiado maya del barro
Conoce al maestro que preserva la milenaria técnica de esgrafiado maya del barro

“Empecé a aprender desde los 15 años. Luego tuve que ausentarme un tiempo y hace 15 años regresé a mi natal Ticul y me puse a trabajar el barro. Tengo 15 años con la expereincia y 10 años con la técnica que le llamo esgrafiado maya, que antes se hacía con una punta de pedernal con la que cortaban en barro grabando y yo lo hago ahora con una punta metálica. No utilizo nada moderno, el bruñido es con piedra de río, por ejemplo”, precisó Gaspar Ernesto Courtenay Dzib.

Para desarrollar cada pieza este artista utiliza materia prima y técnicas antiguas aunque utiliza horno de gas, puesto que el uso de hornos de leña a la vieja usanza se restringe cada vez más por las leyes ambientales en Yucatán.

“Tengo bastantes piezas como las de Isla de Jaina, de Palenque, Chiapas, de Guatemala, y muchos sitios, una diversidad de piezas de cerámica en barro. Grabo todo lo que pudo haber sucedido en esa época”, informó.

Sus piezas también contienen epigrafía maya porque él tiene la habilidad para hacerla, y también geroglíficos, pues quiere dejar ese legado en sus piezas.

Conoce al maestro que preserva la milenaria técnica de esgrafiado maya del barro
Conoce al maestro que preserva la milenaria técnica de esgrafiado maya del barro

Legado

“El acabado de mis piezas es único. No es por jactancia pero me considero el único y último que realiza esta técnica, por eso mi preocupación por el legado. Pero no quiero imponer poque no se trata solo de enseñar, sino de transmitir el conocimiento que se está perdiendo”, compartió.

La técnica que usa este artista es muy especial y él como guardián de este legado, actualmente tiene una alumna llamada Adriana Margarita Tut Moo, que está aprendiendo. “No se le puede dar a cualquiera porque es un trabajo muy delicado, hay que cuidar la calidad”.

“Desgraciadamente mucha gente local no puede querer lo que ignora, no ama la cultura, pero no por ser discriminatorio, sino poque no conocen qué es nuestra raíz. Ese es un gran problema que tenemos para poder impulsar este tipo de artesanía contemporánea”, lamentó.

Según comparte “ningún extranjero  y sobre todo el europeo, alemán, francés, viene a Yucatán solo a comer cochinita o a las playas, vienen a ver neustra cultura, los vestigios, vienen preparados, vienen hablando maya, vienen sabiendo epigrafía y no maya que se escribe con alfabeto español o maya mestizo. Inclusive me ha llegado a soprender su conocimiento y aprendizaje, por eso aman nuestra cultura porque conocen la grandeza de nuestras raíces”.

Creatividad en la pandemia

El maestro Gaspar comenta que con la pandemia se ha dedicado más a producir al estar en confinamiento. “He estado más ermitaño porque tengo 60 años y soy diabético pero me cuido”.

Actualmente, produce para dos clientes importantes y exporta sus piezas a varios países. También las manda a diversos clientes, muchos de ellos del Norte de México.

Algunas de sus piezas se pueden encontrar en el Museo de la Artesanía de Yucatán, en el Museo de Ticul, Yucatán, y están presentes en dos tiendas exclusivas del estado.