¡El 2021 se ‘irá volando’! La Tierra tendrá días ‘más cortos’ que otros años

De acuerdo con los cálculos científicos señalan que, en promedio, cada día de 2021 tendrá 0.05 milisegundos menos de lo normal.

El 2021 pasará más rápido que los años anteriores y es que de acuerdo a cálculos científicos, los días de este año serán, en promedio, 0.05 milisegundos más cortos de lo normal.

Esto no ocurría desde 1937, cuando un día duró menos de 86 mil 400 segundos, pero, ¿a qué se debe este fenómeno? Expertos indican que aunque la Tierra suele ser un excelente cronometrador, no es perfecta.

Y es que desde que se desarrollaron los relojes atómicos de alta precisión en la década de los sesenta, se demostró que la duración de un día solar medio puede variar por milisegundos.

Dichas diferencias se obtienen midiendo la rotación de la Tierra con respecto a objetos astronómicos distantes, utilizando una fórmula matemática para calcular el día solar medio.

La velocidad de la Tierra varía constantemente

Científicos aseguran que esto se debe al complejo movimiento de su núcleo fundido, océanos y atmósfera, entre otros efectos. Mientras que el organismo encargado de realizar estas mediciones es el Servicio Internacional de Sistemas de Referencia y Rotación de la Tierra (IERS).

Los miembros del IERS fijan la velocidad exacta de la rotación de la Tierra midiendo los momentos precios en que una estrella fija pasa por una ubicación determinada en el cielo cada día; medida que se expresa como Tiempo Universal (UT1), lo que equivale a un tipo de tiempo solar.

Luego, el UT1 se compara con el Tiempo Atómico Internacional (TAI), una escala de tiempo de alta precisión que combina la salida de 200 relojes atómicos, en promedio, distribuidos en laboratorios de todo el mundo.

Aunque estas ‘pérdidas de tiempo’ son mínimas y detectables sólo a nivel atómico, sí existen complicaciones a gran escala, pues satélites y equipos de comunicación se basan en la alineación del tiempo real con el tiempo solar, que está determinado por posiciones de estrellas, la Luna y el Sol.

Con la intención de mantener intacta esta relación, los cronometradores del IERS han agregado lo que ellos llaman como ‘segundos intercalares’ a un día.

Cabe señalar que este sistema fue introducido, en 1972, cuando la rotación de la Tierra en general había sido más lenta. Hasta este año, habían existido 27 segundos bisiestos y todos han sido positivos, lo que significa que se agregó un segundo extra a todos los relojes de la Tierra.

Sin embargo, la Tierra se ‘ha vuelto más rápida’, por lo que no se ha requerido ningún “segundo intercalar” desde 2016.

Por ello, los estudios del IERS señalan que “si la Tierra continúa acelerándose, en algún momento es posible que se requiera un “segundo intercalar” negativo, haciendo que los relojes se salten un segundo para poder seguir el ritmo de la Tierra”.