Puerto Morelos.- La directora del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel, María del Carmen García Rivas, quien interpuso una denuncia ante la Profepa por la posible contaminación de la zona de manglar alrededor del hotel El Cid, que presentaba un color rosa, se retractó de la misma, al interponer una ampliación en la que señala que no existe tal afectación.

Fue a finales de agosto cuando ciudadanos se percataron de la inusual coloración en el agua en el agua desde el Now Jade hasta El Cid, lo que derivó en una denuncia de parte de la asociación Guardianes de Manglar, por la sospecha de que pudiera tratarse de químicos derivado de las irregulares obras de El Cid.

Simultáneamente, también la directora del Parque Nacional interpuso su denuncia.

Sin embargo, mientras los ambientalistas han tratado de ampliar las denuncias, con estudios de agua y evidencias fotográficas, la funcionaria federal, por motivos que ignoran, dio reversa a sus declaraciones e ingresó una ampliación, pero para señalar que no había tal afectación.

No es la única irregularidad que acusa la presidenta de esta asociación, Katerine Ender Córdova, pues los biólogos que tomaron las muestras de agua también se han negado a entregarlas o a testificar sobre el caso.

Una bióloga le informó a la ambientalista que la muestra tenía contaminantes, pero en niveles menores a los marcados por ley; sin embargo, únicamente se lo comentó de manera verbal, sin querer entregar su dictamen.

Todo ello, mientras en El Cid se trabaja en total impunidad, con una caseta, calles ampliadas y un proyecto de construcción en zona con mangle, especie protegida por ley, sin autorización ambiental, y con una clausura decretada pero no respetada.

Ender Córdova se enteró de la clausura previa y de la falta de permisos únicamente cuando a través de un ampro obligó a la Procuraduría General de la República a compartir su expediente del caso. A pesar de ello, no existe sanción alguna contra la empresa.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios