Cuauhtémoc Blanco, en la mira por las posibles transacciones irregulares de su hermano

Foto: Diario AS

Cuernavaca, Morelos. – Un escándalo por posible corrupción gura en torno al gobernador de Morelos, y exfutbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo, conocido por llevar a sus familiares y amigos a su círculo político, como su medio hermano Ulises Bravo Molina.

Recientemente, el exyerno de Elba Esther Gordillo y Rector de la Universidad Tecnológica del Sur del Estado, René Fujiwara Apodaca, denunció que ha sido amenazado para incorporar a la nómina a Delfino Sánchez Morales, siendo previamente citado por Eliacin Salgado, director del Instituto de Educación Básica de Morelos, quien le presentó a Ulises Bravo y le pidió emplear a su amigo.

Como René le dijo que lo pensaría, Delfino Sánchez le respondió: “Haz lo que te dije porque te voy a romper la madre. Claro que te estoy amenazando, eres un puto arribista, te cobijas de las faldas de tu mamita Elba Esther”.

De acuerdo con medios locales, ese presunto nepotismo ha llevado a crear grupos que buscan el poder, el primero de ellos está dirigido por el actual jefe de la Oficina de la Gubernatura, José Manuel Sanz Rivera, quien fuera exrepresentante de Cuauhtémoc Blanco.

El segundo lo encabeza Ulises Bravo, que no tiene cargo formal en el gobierno, pero es medio hermano del gobernador, en mancuerna con el secretario de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, quien fue exabogado de Blanco.

Destaca que Ulises Bravo ha sido acusado de “darle línea” a diputados locales para legislar y cabildear los temas, como denunció en su momento la diputada del Partido del Trabajo (PT) Tania Valentina Rodríguez Ruiz, quien dijo “es un hermano incómodo quien se ha convertido en una ‘aduana’ para que no haya contrato, convenio ni negocio que prospere sin el sabido acuerdo”.

Se suma a esto que el pasado 4 de marzo, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) acusó a Sanz Rivera, de realizar movimientos bancarios por 741 millones de pesos y retiros en efectivo por 122 millones de pesos, un caso revelado por el titular de la UIF, Santiago Nieto, como el “Caso Primavera”.

También se tienen datos de que la esposa de Sanz, sin tener entradas financieras adquirió un departamento del Condominio Forest Hills, en Cuernavaca, por 1.4 millones de pesos, cuando su valor comercial era de 4 millones. Esa propiedad fue vendida por Julieta Valderrama, cuñada de Juan Diego Pons, director del Fideicomiso del Fondo de Competitividad y Promoción del Empleo de Morelos.