Roberto Borge, el narcogobernador investigado por EU

El Congreso de Estados Unidos investiga a 20 ex funcionarios y ex gobernadores mexicanos por nexos con el narco, entre los que incluye a Roberto Borge.

153

El Congreso de Estados Unidos investiga a 20 ex funcionarios y ex gobernadores mexicanos por nexos con el narco, entre los que incluye a Roberto Borge, quien gobernó Quintana Roo entre 2011 y 2016 y está preso en una cárcel de Morelos.

Además de Borge el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte; Tomás Yarrington, de Tamaulipas; César Duarte, de Chihuahua y Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad, son algunos de los ex funcionarios señalados por el servicio de investigación del Congreso estadounidense.

Tomando en cuenta que para el gobierno de Estados Unidos las organizaciones mexicanas de narcotráfico representan una de las mayores amenazas para su país, el contar con una lista de más de 20 ex funcionarios mexicanos relacionados al tráfico de drogas y al crimen organizado, no es tema menor.

Según el reporte del Congreso estadounidense, los 20 ex gobernadores y ex funcionarios que se encuentran bajo investigación han sido acusados de corrupción y otro tipo de crímenes cometidos que han llevado a algunos de ellos a la cárcel o a ser enjuiciados.

“México: Organized Crime and Drug Trafficking Organizations” es el informe entregado por el Servicio de Investigación del Congreso Norteamericano mismo que exhibe los resultados de la Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas realizada por la DEA (Drug Enforcement Administration), mejor conocida como la Oficina de Control de Drogas de Estados Unidos.
De acuerdo con el informe, durante los seis años del mandato del presidente Enrique Peña Nieto, entre 2012 y 2018, México cayó 32 lugares en el Índice de percepción de corrupción de Transparencia Internacional.

Javier Duarte (2010-2016), de Veracruz, fue arrestado en Guatemala y extraditado a México en agosto de 2017. Las estimaciones del número de desaparecidos por la fuerza en Veracruz durante su mandato superan los 5 mil.

El exgobernador Roberto Borge, de Quintana Roo, (2010-2016) fue extraditado de Panamá por cargos de corrupción.

El exgobernador Tomás Yarrington de Tamaulipas (1999-2005) fue arrestado en Italia en 2017 y extraditado a la Estados Unidos en 2018 por cargos estadounidenses de tráfico de drogas, lavado de dinero y otros tipos de corrupción. Desde 2012 estaba bajo investigación por sus vínculos con el Cártel del Golfo y “Los Zetas” dentro de México.

El exgobernador del PRI César Duarte de Chihuahua (2010-2016) huyó de México y es un fugitivo internacional debido a millonarios desvíos según el actual mandatario Javier Corral Jurado.

EL PODER Y LAS LIGAS CON EL CRIMEN

Según un informe de abril de 2019 del proyecto Justicia en México de la Universidad de San Diego, “La capacidad de organizar los grupos criminales para prosperar dependen de manera crítica de la aquiescencia, la protección e incluso la participación activa de los corruptos funcionarios, así como élites corruptas del sector privado que comparten los beneficios de las actividades económicas ilícitas”.

En México, los arrestos de la policía y otros funcionarios públicos acusados de cooperar con las organizaciones de narcotraficantes rara vez han derivado en condenas, aunque algunos casos importantes relacionados con la corrupción oficial han logrado resultados, se establece.

Se dice que las purgas de la policía municipal, estatal y federal de México no han podido librar de la corrupción a la policía.

“Cuando “El Chapo” Guzmán escapó por segunda vez de una prisión federal de máxima seguridad en 2015, el personal de la prisión fue arrestado. Finalmente, el director de la prisión fue despedido. Guzmán, quien dirigió el notorio Sinaloa durante décadas, fue extraditado a los Estados Unidos a principios de 2017. En febrero de 2019, fue condenado en un tribunal federal en Nueva York por múltiples cargos de operar una empresa criminal”, se establece.

Y se agrega que testimonios incendiarios alegaron que ex altos funcionarios del gobierno mexicano aceptaron sobornos de Guzmán. Un testigo alegó que el entonces presidente Peña Nieto (2012-2016) recibió un soborno de 100 millones de dólares de Guzmán, algo que el expresidente de México negó y que algunos observadores ven como descabellada.
En el mismo juicio, Jesús “El Rey” Zambada, hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, aseguró que pagó millones de dólares a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón. El llamado “superpolicía” fue detenido en Dallas, Texas, y en algunos días enfrentará su primera audiencia en una corte de Brooklyn, Nueva York.

(Con información de Infobae y La Silla Rota)

1 COMENTARIO

Comments are closed.