Qué es la influenza y cómo distinguirla del Covid-19

Esta temporada de otoño-invierno 2020 se espera la entrada de 54 frentes fríos desde septiembre hasta mayo del 2021, lo que provocará lluvias y bajas temperaturas, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Esto traerá como consecuencia la temporada de influenza y enfermedades respiratorias, y al ester en medio de una epidemia como el Covid-19 es importante saber las diferencias entre una y otra, conocer sus síntomas,  y saber cómo podemos prevenirla.

¿Qué es la influenza?

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por el virus del mismo nombre, siendo los tipos A y B los más comunes en esparcirse entre las personas y todos los años causan brotes estacionales. En México los más comunes son AH1N1, AH3N2 y B.

Esta infección puede provocar una enfermedad con síntomas leves pero también graves, que sino son cuidados adecuadamente, pueden llevar a la muerte, al igual que el covid-19.

Las personas más vulnerables de desarrollar un cuadro grave de influenza con las personas mayores, niños pequeños y personas con comorbilidades.

La manera de contagiarse de influenza es a través del contacto directo con personas infectadas, se transmite de persona a persona por medio de gotitas de saliva que se expulsan al estornudar o toser, pero también al saludar de mano, beso o abrazo con alguien infectado.

También puedes contagiarte al tener contacto con superficies previamente contaminadas por gotitas de saliva de una persona enferma de influenza, como mesas, teclados de computadora, artículos deportivos, manijas, barandales, teléfonos, pañuelos desechables y telas.

¿Cuáles son los síntomas?

Aunque los síntomas de la influenza son similares al del resfriado, la enfermedad se manifiesta de manera distinta. Las personas con influenza presentan los síntomas de repente y pueden presentar alguno o todos los siguientes:

  • Fiebre arriba de 38ºC

  • Tos

  • Dolor de cabeza

  • Escurrimiento nasal

  • Enrojecimiento nasal

  • Congestión nasal

  • Dolor de articulaciones

  • Dolor muscular

  • Decaimiento

  • Dolor al tragar

  • Dolor de pecho

  • Dolor de estómago

  • Diarrea

Normalmente las personas con influenza se recuperan rápidamente en días o hasta dos semanas, pero si hay complicaciones, como neumonía, puede provocar la muerte.

Algunas de las complicaciones moderadas pueden ser infecciones del oído, sinusales, etc. sin embargo, entre las más graves se encuentra la inflamación del tejido que rodea el corazón (miocardios) el tejido cerebral (encefalitis) o el tejido muscular (miosotis), así como insuficiencia renal y respiratoria.

Entonces, la diferencia entre la influenza y un resfriado común es que los síntomas se presentan de repente en el primer caso, mientras que en el segundo aparecen de forma gradual.

¿Cuál es el tratamiento para la influenza?

Aunque la mayoría de las personas con este padecimiento no necesitan atención médica ni antivirales debido a que los síntomas son leves, si se presentan síntomas o señales de emergencia, se recomienda acudir al médico.

Generalmente el tratamiento se basa en tomar muchos líquidos, permanecer en casa descansando, no automedicarse y, cuando sea necesario, el doctor te recetará antivirales específicos para la influenza y medicamentos para contrarrestar el resto de síntomas.

Lo más importante para prevenir la influenza es vacunarse y consumir muchas frutas y verduras (sobre todo amarillas y verdes) para mantener las defensas de tu cuerpo al 100.

Evita los cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire, abrígate bien, evita tener contacto con personas que tengan enfermedades respiratorias y, si tienes síntomas de influenza, no te automediques y ve al médico.

Para detectar la influeza se realiza una toma de muestra igual a la del COVID-19 en la garganta y en la nariz con un isopo.

Con información de El Financiero