Guadalajara.- Guadalajara es una ciudad que es conocida por el tequila y el mariachi, pero también por dar paseos en calandrinas, es decir; paseos turísticos a caballo o en yegua alrededor de la ciudad.

En este caso, una yegua fue obligada a trabajar para dar este servicio, la cual estaba preñada, cosa que causo indignación entre ciudadanos y protectores de animales, ya que existe una ley del Ayuntamiento de Guadalajara que prohíbe poner a trabajar a los animales en etapa de gestación.

La explotación animal hizo que la yegua no pudiera más con el servicio, por lo que fue llevada por su dueño a un parque público donde dio a luz a un pequeño potrillo.

Los presentes que se encontraban en el lugar ayudaron al dueño para asistir el parto, posteriormente grupos de activistas como Tierra Nueva por los Animales, organización local, exigió se castigue al responsable.

Mas aún, cuando la administración municipal había extendido una incapacidad para la yegua, pues así lo establece el artículo 46 del Reglamento Sanitario de Control y Protección a los Animales de Guadalajara.

Cabe señalar, que el municipio supervisa el estado de los animales periódicamente, por lo que se desconoce cómo fue posible que la yegua siguiera trabajando estado embarazada.

Ante estos hechos, el gobierno de Guadalajara ya interpuso una denuncia ante la Fiscalía Estatal por maltrato animal contra el dueño e inició un operativo para revisar a los caballos que ofrecen el servicio de las calandrinas.

También te puede interesar: Denuncian a indigentes por un caso de zoofilia y maltrato animal

Aunque las calandrinas fueron declaradas patrimonio cultural del estado de Jalisco, las autoridades han dado el visto bueno para sustituir los carruajes jalados por caballos a caruajes jalados por carritos eléctricos; lo que se dará de forma paulatina y no inmediatamente.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios

3 COMENTARIOS

Comments are closed.