Tras el asesinato del juez federal Uriel Villegas Ortiz y su esposa Verónica Barajas, el día de ayer en el estado de Colima, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, advirtió que su caso no quedará impune y que los responsables serán castigados.

Cabe recordar, que Villegas Ortiz fue asesinado el día de ayer junto con su esposa y en presencia de sus dos hijas menores de edad, a causa de llevar casos contra narcotraficantes, uno de ellos contra el “Menchito”, Rubén Oseguera González, hijo del líder del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”.

López Obrador indicó durante su gira de trabajo por el estado de Puebla, que: “Es un crimen atroz. Ya estamos trabajando de manera conjunta con el Poder Judicial y la Fiscalía General de la República para castigar a los responsables. Ya estamos actuando. Nuestro más sentido pésame por este abominable crimen”.

Asimismo, iaseguró que trabajará para que estos casos nunca más se repitan, y conforme se sepa más información del caso darán a conocer los avances de las investigaciones.

“Pronto va a informarse sobre protocolos de seguridad y todo lo que tenga que hacerse para protegerlos , aunque son hechos “muy dolorosos y producen inquietud pero estamos abocados a que haya paz”.

En tanto, la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero señaló que el juez aparentemente fue asesinado debido a su trabajo.

Sánchez Cordero dijo que conocía personalmente a Villegas y que su homicidio fue particularmente difícil para ella.

También te puede interesar: Por girar órdenes de aprehensión contra narcos, matan a juez y a su esposa en Colima

“Murió por hacer su trabajo. Y lo estaba haciendo bien”, señaló, e hizo notar que algunos de los casos que llevaba involucraban a figuras del crimen organizado.

Con información de La Jornada.