México, el hogar de los únicos pandas que no pertenecen a China

osos panda

México alberga a los únicos ejemplares de osos panda que no pertenecen al Gobierno chino.

Osos panda en Zoológico de Chapultepec

Dos osos panda habitan bajo el cuidado del Zoológico de Chapultepec, en la Ciudad de México.

Xin Xin de 27 años y 102 kilos es una hembra que a cambio de una manzana se deja cepillar y auscultar.

Su cuidador Ulises y una veterinaria son responsables de este tierno animal y de Shuan Shuan de 30 años y 114 kilos.

Ambos pandas están en un  programa de acondicionamiento enfocado a permitir conductas médicas.

Es decir, que los entrenan por medio de simulaciones de extracción de sangre y radiografías para acostumbrarlos y que no sufran estrés en una revisión médica verdadera.

Gracias a estos entrenamientos ambos pandas han desarrollado confianza en su cuidadores.

Aunque Shuan Shuan es tía de Xin Xin cada una vive en un recinto separado.

Lo anterior se debe a que una es solitaria y si las ponen juntas podrían hacerse daño.

A ambas se les da 10 kilos de bambú diario, pero ellas comen entre cinco y seis kilos acorde a su selección de la planta. Entre más madura, más rica.

Los cuidados que ambas tienen las ha dejado vivir treinta años, lo que se considera una edad avanzada en estos animales.

Lo cual, las convierte en los animales más longevos del mundo, lejos de China, donde el panda gigante es endémico.

La historia

En 1975 dos pandas llegaron a México como donativo del Gobierno chino.

Uno llamado Pe Pe y una hembra apodada Ying Ying, ambos fallecidos hace tiempo.

Entre los hijos de esta pareja, resalta Tohui ya que fue la primera en el mundo en nacer bajo cuidado humano fuera de chino con métodos naturales.

Tohui era hermana de Shuan Shuan y madre de Xin Xin, pero murió en 1993.

Desgraciadamente estos dos últimos ejemplares serán los últimos en México ya que ambos son demasiado mayores para reproducirse.

Además en caso de poder reproducirlas, el Zoológico de Chapultepec debería adquirir un panda macho.

Y, para ello, necesitaría abonar un millón de dólares anuales al Gobierno chino que se convirtió en el propietario de todos los ejemplares de panda para conservar la especie.

Debido al grave peligro de extinción que enfrentan estos hermosos animales, China decidió implementar un sistema de renta de ejemplares.

Aunque este país siempre conservará su propiedad.

Si nace una cría en un zoológico de cualquier parte del mundo seguirá perteneciendo al Gobierno chino, quien decide si devolverlo al medio silvestre.

Estos esfuerzos han rendido frutos ya que la especie pasó de estar “en peligro” a ser “vulnerable” al registrarse aproximadamente 2,000 ejemplares en libertad.

Lo que hace especiales a Shuan Shuan y Xin Xin es que son los únicos pandas gigantes del mundo que no pertenecen al Gobierno chino.

Debido a que ambas nacieron en México y son descendientes de la pareja regalada por China.

También te puede interesar: México continúa con su lucha para preservar a la vaquita marina

Estas dos hermosas pandas seguirán alegrando a todo aquel que visite el zoo.

1 COMENTARIO

Comments are closed.