UE brinda apoyo económico a sexoservidoras, empleadas domésticas y jefas de familia

México.- Trabajadoras sexuales, empleadas domésticas y jefas de familia son los tres principales sectores femeninos que fueron más golpeados a causa de la pandemia de Covid-19, por lo que la Unión Europea (UE) decidió dar un apoyo de más de seis mil pesos a 600 de ellas a través de la organización Saber Para la Vida.

Marcela Salazar Pérez, coordinadora de este organismo privado, afirmó que el esfuerzo dio resultados y mencionó el caso de una empleada que sufría acoso laboral, por lo que no resistió más esta situación y renunció; con el dinero que se le entregó pudo llevar comida a su familia.

Indicó que hay testimonios de las beneficiarias que reportaron que la cantidad recibida les sirvió para comprar comida para sus hijos, adquirir medicinas o emprender un pequeño negocio a fin de generar ingresos.

Explicó que en total se repartieron tres millones 900 mil pesos, los cuales provinieron de un fondo emergente de la UE y a petición de la misma se empleó para apoyar a mujeres afectadas por la pandemia.

Las beneficiarias ya estaban registradas en las unidades de Atención a la Violencia del Gobierno local, conocidas como Lunas, y a cada una les dieron más de seis mil pesos distribuidos en tres entregas, de dos mil 170 pesos cada 45 días.

“Te podría decir que 80 por ciento acudió por situaciones de violencia, pero en ese gran padrón que tienen las Lunas se detectaron tres sectores, que fueron los más afectados: mujeres trabajadoras sexuales, trabajadoras del hogar o trabajadoras domésticas y jefas de familia”, detalló Salazar Pérez.

El sector femenino fue impactado por la pandemia de Covid-19, porque a las trabajadoras las mandaron a sus casas y algunas de ellas tuvieron que renunciar a sus empleos. Los apoyos fueron libres, depositados en sus cuentas bancarias y eso significó que dispusieron del dinero como mejor lo consideraron: comida, pagar renta o adquirir artículos para el hogar.

En el caso del primer grupo, aseguró que el dinero entregado fue un aliciente, un apoyo, luego que los hoteles estuvieron cerrados por mucho tiempo y que la mayoría de los apoyos se concentraron en la alcaldía Cuauhtémoc.

También, les sirvió a las trabajadoras del hogar porque a muchas sus patrones las mandaron a sus casas sin sueldo.

Agregó que esta primera fase les sirvió para obtener mucha información sobre las necesidades principales de las mujeres y cómo contribuir a liberar su tiempo, ya de por sí saturado por los aspectos laborales y domésticos.

Tras este programa, afirmó, ya se prepara una segunda etapa y como sociedad civil se buscan alianzas con instituciones, la iniciativa privada o instituciones nacionales e internacionales, a fin de generar otro tipo de fondos, para dar seguimiento a este grupo o algunos otros.

Con información: El Sol de México