cohete chino
Imagen archivo

Un cohete chino, identificado como ZC5B, se descontroló al regresar a la atmósfera terrestre, lo que ocasionó que una de sus partes impactara en el océano Atlántico, pues el resto se desintegró en “el camino” a la Tierra.

De acuerdo con el Escuadrón de Control Espacial (SCPS, en inglés) de la Fuerza Aérea estadounidense, el cohete fue lanzado al espacio el 5 de mayo, y su reingreso a la atmósfera ocurrió a las 15:33 horas del pasado lunes 11 de mayo.

El proyectil, denominado “Larga Marcha 5B” en la nomenclatura oficial china, puso en órbita una cápsula de prueba para tripulaciones,similar a la nave espacial Dragon desarrollada por Space X de Estados Unidos.

Los expertos estimaron que la mayor parte del cohete se incineró al entrar a la atmósfera, sin embargo es posible que algunas partes hayan llegado a la superficie terrestre pasando por territorios muy urbanizados.

El CZ5B, de 17.5 toneladas, era más grande que la estación espacial china Tiangong-1 que también cayó a la atmósfera en 2018, y su masa era alrededor del 20 por ciento de la del laboratorio espacial estadounidense Skylab, que se precipitó a tierra en 1979 cerca de Perth (Australia).

De acuerdo con Mileno, los expertos militares y espaciales del sector privado estuvieron todo el tiempo a la expectativa de la ruta de los objetos espaciales artificiales sobre su destino final, pues por su gran masa y trayectoria extensa de caída era un peligro.

También te puede interesar: China lanza satélite para explorar la cara oculta de la Luna

“Nunca había visto un reingreso tan grande que pasara directamente por encima de tantas áreas urbanas grandes”, escribió en un mensaje de Twiter el astrónomo Jonathan McDowell, del Centro Harvard-Smithsonian para la Astrofísica.