Descubren serpiente marina venenosa que se creía extinta hace más de 20 años

Científicos reconocieron a una serpiente marina que desde los años 70, comenzó a desaparecer del arrecife sin “motivo aparente”.

La serpiente marina venenosa se encontraba en el arrecife Ashmore, en Australia, donde científicos la descubrieron y reconocieron pues se creía extinta desde hace más de 20 años.

Se trata de ‘Aipysurus apraefrontalis’ es una serpiente marina de nariz corta y venenosa que puede medir hasta 60 cm de largo, se caracteriza por sus colmillos cortos, huecos y fijos y que de acuerdo con medios locales, es una rara especie endémica que fue vista por última vez en 1998.

Con robots avanzados redescubren a serpiente marina venenosa

Esta fue descubierta a 67 metros de profundidad del arrecife Ashmore, lugar donde se asentó esta especie hasta 1970 y que según los reportes, los ejemplares de la ‘Aipysurus apraefrontalis’ disminuyeron rápidamente desde hace dos décadas hasta desaparecer.

Pero, durante una investigación en la zona, los científicos avistaron a la serpiente parda de cabeza corta y puntiaguda con “tecnologías robóticas avanzadas”.

“El robot estaba mirando un caparazón muerto y (los investigadores) vieron que tenía una serpiente marina de nariz corta junto a él. Me contactaron y me dijeron: ‘¿Es esto lo que creemos que es?'” declaró Blanche D’Anastasi, Investigadora del Instituto Australiano de Ciencias Marinas.

Asimismo, la investigadora explicó que la misión tenía como objetivo estudiar una concha del fondo marino, pero el descubrimiento de la serpiente fue como “encontrar oro al final del arcoiris”.

Por otra parte, Blanche D’Anastasi detalló cómo fue que la serpiente marina desapareció del arrecife “sin causa aparente”, y terminó por extinguirse en medio del misterio.

“Han ido disminuyendo gradualmente desde los años 70. Aunque solían encontrarse alrededor de 50 serpientes por día, en la década de los 2000 se redujo a solo 20 ejemplares; en 2010 se redujo a 10, y luego, en 2012, no quedaron serpientes en los bajíos”, aseguró Blanche D’Anastasi.

Aunque por el momento, los científicos desconocen cuál es el origen de la serpiente marina venenosa -y solitaria- avistada en el arrecife, continuarán monitoreos en la zona para proteger a los ejemplares.

Con información de RT