Twitter, Google y Facebook reciben críticas por contribuir a desinformación

Foto: Referencial

Mundo.- Las plataformas de internet Twitter, Google y Facebook contribuyen a la desinformación por su peligroso modelo de negocio; basado en aumentar la visualización de sus contenidos, sin muchas veces controlar el origen o fiabilidad de los mismos.

Así lo denunciaron en un debate con motivo del informe anual sobre la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF), el politólogo estadounidense de origen japonés Francis Fukuyama y la reportera brasileña Patrícia Campos Mello; quien acaba de vencer un pleito contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por comentarios machistas.

“Twitter, Google y Facebook son peligrosas porque son muy poderosas. Tienen un modelo de negocio que vive de aumentar sus clicks; para ello hay que atraer a la audiencia; y eso puede conllevar publicar informaciones más llamativas que pueden resultar ser falsas”, dijo Fukuyama.

El intelectual alertó de que esa desinformación acaba por socavar la confianza de la ciudadanía acerca de las autoridades e instituciones del Estado; provocando que parte de ella, haga caso omiso a consignas de sanidad públicas en tiempos de pandemia, como aceptar las vacunas o portar mascarillas.

El escritor reconoció que en el inicio de estas plataformas todos las celebraron porque las veían como un medio para consolidar la democracia y la libertad; aunque ahora mucha gente entiende lo peligrosas que son.

Una “lucha desigual” contra las redes

La reportera del diario brasileño Folha de Sao Paulo Campos Mello, ganadora del Premio de Periodismo Rey de España 2018, entre otros galardones, dio su testimonio de lo difícil y peligroso que es lidiar con informaciones publicadas en las redes.

“Es una lucha tremendamente desigual, nosotros trabajamos para publicar información veraz, pero ellos, el presidente (Bolsonaro) y otros políticos de su línea son ultradifusores de desinformación”, lamentó.

Campos Mello estimó que los gigantes tecnológicos han sido muy pasivos en Brasil para frenar las oleadas de noticias falsas, comenzando por las informaciones compartidas por el propio presidente.