Amor playense incondicional: a “La Taquechi” le faltaba todo menos cariño

196
Amor playense incondicional: a
Amor playense incondicional: a "La Taquechi" le faltaba todo menos cariño

Playa del Carmen, Quintana Roo.– Son muchos los encabezados de los diarios de gente que matan o muere, tan fríos, ajenos o distantes, pero no debemos de olvidar que cada caso conlleva una historia profunda y muchas veces entrañable como ocurre con los hombres incondicionales de “La Taquechi”, “El bachas” y su otro compañero o esposo, personas en situación de calle que ayer se dijeron adiós cuando ella no volvió a abrir los ojos.

Isabel Aragón es una playense que contó en redes sociales la historia de una manera muy distinta a la de cualquier medio de comunicación, pues como ocurre con muchos playenses, seguramente conoce ‘de pie a pa’ los sitios y personas emblemáticas de este destino caribeño que parece grande pero no lo es; aquí todos se conocen.

“‘La taquechi’ ¿qué playense no la conocía? Realmente yo jamás supe su historia, si alguien que la sabe lee esto, me gustaría saber ojalá pudiera contarme. Muchos años vi a esta señora caminar por todo Playa y casi del diario en la puerta de la oficina, siempre iba acompañada de otro señor de situacion de calle como ella, ‘El bachas’ o creo que así le decían, siempre los veía tomados de la mano, muchas veces riendo, solo ellos sabían que cosas vivían en su mundo, pero algo que siempre noté y admiré fue el amor y el cariño con el que él y otro señor (el que aparece aquí en la foto) la cuidaban”, relató la cibernauta.

Para cualquiera ellos podrían ser indigentes más, pero para los playenses son algo más que se puede ver en cualqueir momento entre el trabajo y la casa, entre el descanso o la espera en “el paraíso”.

Ellos podrían ser el reflejo de uno. “‘El bachas’ siempre le daba besos, le acariciaba su cabello, su carita, la abrazaba mucho, y yo veía como ella lo alimentaba en la boca y lo atendia, pues este señor con el paso de los años quedó ciego, ambos se cuidaban y atendían mutuamente, pese a todo lo que vivían y como vivían había algo que nunca les faltaba y era cariño, atención mutua, que diferente hubiera sido si cada uno hubiera tenido ese amor, ese cariño esa atención desde casa en su niñez en su adolescencia, quizás sus destinos hubieran sido diferentes”, reflexionó Isabel.

“Hacía ya mucho tiempo que yo la veía a ella sola o con el señor de la foto, que según escuché era su esposo, pero yo siempre creí que el esposo era el otro, ‘el bachas’. Pero al ver hoy el dolor con el que el señor la lloraba, cómo gritaba ‘mi compañera se murió’, mi compañera se murió’ y aparte el no se separó de ella’. Allá estuvo hasta que los policías le dijeron que no podía seguir allá a lado de ella”; todo esto tras tras fallecer ayer.

Su compañero se sentó enfrente de su cuerpo, la miraba y no dejaba de llorar, la gente se acercaba y el gritaba “alejense de mi, qué no ven cómo me siento, como estoy. Se murió mi esposa, mi compañera”, compartió la testigo de ese momento trágico.

También te puede interesar:Fallece indigente a espaldas de iglesia en Cancún

“Y yo en mi cabeza pensando ‘que no era la esposa del Bachas’. En fin, me di cuenta que le faltaba todo menos quien la quisiera. O sea, parecía que la señora tenía mejor vida amorosa que muchos aquí. Estoy segura que felices no eran al menos no del todo, pero bueno, trataban de serlo y en su mundo se miraban felices. Pasó a una mejor vida, espero tenga descanso eterno y que Dios la cuide por la eternidad, y lamento aun sin saber su historia, lamento todo lo que haya vivido, que solo Dios sabe que haya sido para terminar en la calle”, agregó Isabel.

¿Recuerdas a “La taquechi”? ¿Sabes más a cerca de su historia?