Como un acto de cinismo, consideraron ciudadanos el que Roberto Borge Angulo, que sumió al estado en deudas, desfalcó las arcas, remató predios a una fracción de su valor y repartió licencias y notarías entre sus allegados, ahora se diga “perseguido político” por ser llamado por la justicia a rendir cuentas.

En su pasada audiencia, donde se le vinculó a proceso por desempeño irregular de la función, al beneficiar de manera irregular a cinco empresas con concesiones de carritos de golf, en Isla Mujeres, apenas uno de los múltiples excesos cometidos en sus cinco años de gobierno, el ex gobernador, quien estuvo presente en la audiencia de forma “virtual”, a través de videoconferencia, se dijo un “perseguido político”, algo que rápidamente fue ridiculizado por internautas en redes sociales.

“¿Otro ‘perseguido político’? ¡Corruptazos de grandes ligas y se escudan o los defienden argumentando que son perseguidos políticos”, exclamó una usuaria, de apodo “Chivis Palas”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Que regrese todo lo que se robó, incluyendo lo distraído por su señora Madre, regaló terrenos como si fueran de su propiedad ¡CÍNICO Y VULGAR SAQUEADOR!”, escribió por su parte Roberto Villanueva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cabe recordar que la ciudadanía rechazó en las urnas al sucesor de Roberto Borge Angulo, el ex edil de Solidaridad, principalmente por hastío hacia el constante saqueo y abuso de poder por parte del Ejecutivo, que había subordinado al Congreso y Tribunales, despojaba predios por medio de laudos ficticios, había hecho el cobro de “diezmos” (que iban a la estructura electoral del PRI) una institución y daba rienda suelta a sus caprichos, dando millonarias sumas a un equipo de beisbol, en cuyo estadio construyó un palco especial.

La derrota electoral vino a pesar del control casi total de la prensa, siempre dócil y cómplice en su silencio, a la formidable estructura electoral financiada con recursos públicos, al dominio de sindicatos y a la persecución implacable de opositores políticos.

En cuanto se vio perdido, el ex gobernador trató de prolongar su poder en el gobierno a través de un “paquete de impunidad”, para nombrar a incondicionales en puestos clave, lo que no le funcionó pues estas reformas fueron revocadas. Sin esperar, se dio a la fuga a Centroamérica, desde donde pensaba escapar a Europa, antes de ser atrapado.

La captura de Roberto Borge Angulo vino por una orden de aprehensión federal, solicitada por la PGR del igualmente priista Enrique Peña Nieto, al ser innegable y estar a vista de todos el saqueo desmedido del erario quintanarroense. Emblemáticos lugares como las Villas Juveniles del CREA, entre otros valiosos predios, fueron asegurados. La extradición desde Panamá y el encierro del ex gobernador en un penal de Morelos es por esta investigación federal, todavía en curso.

LOGRO DE LA FISCALÍA DE Q. ROO

A pesar de los amparos tramitados, unos incluso con firmas falsificadas, la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo ya ha podido vincular al ex gobernador por dos procesos. El primero fue en mayo, por los millonarios pagos por supuestos vuelos en la paraestatal VIP Saesa, usado por priistas y hasta por sus parejas; ahora, por esta entrega irregular de concesiones en Isla Mujeres.

Fue aquí donde el ex gobernador, acostumbrado a utilizar el poder para oprimir a quienes se pusieran en su camino, aseguro que ahora él era el “perseguido político”.

La respuesta del actual gobernador, Carlos Joaquín González, entrevistado posteriormente, fue contundente: “Yo personalmente no persigo a nadie yo creo que es un tema de justicia, de trabajo y habría que comentarlo con la población de Quintana Roo para conocer la opinión, respeto sus comentarios pero esto es un tema totalmente legal apegado a justicia, hay total independencia del poder judicial y yo no tengo influencia en ello y es algo que además predicó todos los días, el tema de tener y generar total independencia a eso y así es como se va hacer”, aseveró.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios