Cancún.- Una persona con discapacidad perdió un juicio conciliatorio contra la empresa de telefonía AT&T, interpuesta ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco); ello, por no poder subir las escaleras en las oficinas de esta dependencia en Cancún, ubicadas en la avenida Cobá, demitió la querella.

Aunque la entrada de la calle a las oficinas de la Profeco tiene una rampa para discapacitados, en el interior las instalaciones no cuentan con un elevador para estas personas en sillas de rueda o personas de la tercera edad; es más, las escaleras no son funcionales para todos aquellos usuarios que cuenten con alguna discapacidad en sus extremidades inferiores.

El 8 de diciembre de 2003 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el “Acuerdo por el que se Establecen los Lineamientos para la Accesibilidad de las Personas con Discapacidad a Inmuebles Federales”.

En su título Primero reza que “Las disposiciones de este Acuerdo son de observancia obligatoria para las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal destinatarias de los inmuebles propiedad de la Federación y tienen por objeto regular el diseño y realización de los elementos arquitectónicos y urbanísticos que faciliten el acceso, desplazamiento y uso por parte de personas con discapacidad, en los espacios interiores y exteriores de los inmuebles federales en los que se desarrolla la actividad humana”.

A todas luces, las oficinas de la Profeco en Cancún no cumplen con la norma, menos respeta el título vigésimo tercero: Los accesos principales y los pasillos de correspondencia dentro de los inmuebles federales contarán siempre y cuando esto sea técnica y operativamente posible, con rampas fabricadas con materiales adecuados y antiderrapantes, respetando las pendientes y las especificaciones técnicas y parámetros… o algún otro elemento mecánico que permita el acceso de las personas con discapacidad en sillas de ruedas a las instalaciones.

Profeco ha usado estas instalaciones desde hace ocho años, por lo que no se puede alegar que estén acondicionando el área.

Lo más grave es que esta persona con discapacidad perdió el juicio contra la telefónica AT&T por no poder subir las escaleras para defender su caso y la Profeco no le envió a algún conciliador para atenderlo.

Ahora este quejoso solicita la ayuda de Derechos Humanos, de la Federación y de la atención a personas con discapacidad del gobierno del estado para que intervengan en su caso, pues llegó puntual a su citatorio, pero no pudo presentarse físicamente en el primer nivel porque no pudo subir las escaleras por obvias razones.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios