Se deslinda secretaria del Trabajo de #LordMeEstánPegandoPapá

Cancún.- A través de su cuenta de Twitter, la titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) a nivel federal, Luisa María Alcalde, afirmó que no se tolerará ningún abuso de autoridad, luego que se viralizara un video en el que quien fuera el subdelegado del trabajo en Quintana Roo, Luis Alberto Espadas Carrión, intentaba zafarse de una detención por policías municipales, usando su cargo y marcándole a alguien por teléfono, al parecer a su padre, fingiendo que se le estaba golpeando, cuando eso no era lo que ocurría.

“En la STPS habrá CERO tolerancia a los abusos de autoridad. El servicio público debe ejercerse con humildad y respeto”, escribió.

En un segundo mensaje, afirmó que su dependencia no tiene representación en ningún estado, salvo por los delegados nombrados por el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que significaría el delegado de los Programas Integrales de Desarrollo, que en Quintana Roo es Arturo Abreu Marín.

Con ello, negaría que el subdelegado en la zona norte estuviera en funciones.

Sin embargo, al igual que muchas otras dependencias federales todavía en entrega y recepción, Enoel Pérez Cortez todavía despacha como delegado y participa en diversos eventos en esta calidad.

De hecho, su última entrevista data de apenas hace unos días, sobre el pago de aguinaldos; de ahí que resulte inexacta la aseveración que la STPS carezca de representación en la entidad.

Espadas Carrión fue designado como subdelegado con la creación de la subdelegación para la zona norte, en febrero de 2016, por parte del delegado Enoel Pérez Cortés.

Se ignora si todavía estaba en funciones al momento de ser detenido, pero, en vista del mensaje de la titular federal, claramente ya fue cesado.

El video, que comenzó a circular ayer, fue tomado por uno de los propios policías, luego que el exfuncionario federal comenzara a hablar por teléfono para brindar el número de la patrulla y solicitar auxilio para evitar la detención.

“Me están pegando, papá”, se despide en el teléfono.

En lugar de intimidarse por el influyentismo del sujeto, los agentes proceden con la detención, incluso uno le llama “ridículo” a Luis Alberto Espadas, lo que lo enfurece y hace que se resista al arresto.

Mientras era sometido y esposado, aseguró ser delegado de la Secretaría del Trabajo a nivel federal (en realidad sería subdelegado) y que “no tienen idea” en el problema que los policías se metieron.

La detención ocurrió sobre la avenida Bonampak, por ir conduciendo un vehículo sin placas. El video rápidamente se viralizó.