Fuente: El mensaje de “quédate en casa” y la suspensión de actividades deportivas y cierre de gimnasios afectó a muchos quienes realizaban actividades físicas, quienes han encontrado en el yoga una alternativa para realizar desde el hogar y cuyos instructores no han tenido problemas al migrar hacia las plataformas digitales.

Cancún.- El mensaje de “quédate en casa” y la suspensión de actividades deportivas y cierre de gimnasios afectó a muchos quienes realizaban actividades físicas, quienes han encontrado en el yoga una alternativa para realizar desde el hogar y cuyos instructores no han tenido problemas al migrar hacia las plataformas digitales.

Lo anterior lo explicó Samantha Rivera, cofundadora de One Yoga, quien indica que con tranquilidad esperarán a que se suavicen más las medidas preventivas, antes de pensar en volver a tener clases presenciales.

Entrevistada hoy, Día Internacional del Yoga, la instructora señaló que al cerrar las clases presenciales se perdió un poco el contacto directo que tenía con la gente, pero por otro lado ganaron mucha más comunidad, pues ahora se conecta gente de otras ciudades del país e incluso del mundo.

En su caso, cerraron el 16 de marzo pasado, una semana antes de un gran evento masivo programado en Puerto Cancún, y que tuvo que ser cancelado.
Ahora, con el semáforo epidemiológico en “naranja”, saben que se han permitido ciertas actividades, aunque no los gimnasios; de todas formas, no tienen prisa.

“Aunque se pueda volver a un 50%, es un tanto incómodo con lo del cubrebocas y otras medidas de distancia, por lo que por ahora continuaremos en línea”, explicó. “A la gente le ha gustado, ya se ha podido acomodar bien, además que se nos sumó gente de fuera, como de Torreón, Veracruz, y Ciudad de México. No hay prisa para regresar”.

También te puede interesar: Una copa de vino equivale a una hora de gym: estudio

En cuanto a la activación física, señaló que lo importante es tener constancia, aunque esto implique obligarse uno a participar, pues finalmente se vive una experiencia recompensante.
“Al final, nunca te arrepentirás de haberlo hecho; te arrepientes de comerte toda una pizza, pero jamás de hacer ejercicio”, señaló.