pesca

Cozumel.- Luego de una semana en la que varios pescadores fueron sorprendidos con especies prohibidas, la  presidenta de la asociación civil Conservación, Investigación y Manejo Ambiental de Cozumel (CIMAC), Noemí Guadalupe Martín Cab, recalcó la importancia de que se respete el marco legal, que implica no ingresar a zonas protegidas y no explotar especies en veda.

En entrevista telefónica, la ambientalista dijo saber que en situaciones así, quienes buscan explotar especies en veda ponen el argumento de que se está anteponiendo unos animales a los seres humanos, pero esto es falaz.

“Una especie en veda es una especie en riesgo y el ser humano tiene una variedad de animales que puede pescar; no necesita comer langosta o caracol para vivir, puede pescar otras especies que no están en peligro”, señaló.

El Artículo 042 de la Ley de Pesca indica condicionantes como el no explotar áreas naturales o especies en veda, y este marco legal debe prevalecer, incluso en momentos de necesidad.

“Nosotros podemos vivir de otra cosa, pero si explotamos una población en riesgo, puede desaparecer y en eso no hay vuelta atrás”, alegó.

Es de destacar que en días pasados el presidente municipal, Pedro Joaquín Delbouis, hizo la solicitud a la Comisión Nacional de Pesca, de autorizar permisos para el autoconsumo, en los que también indicó que éstos deben excluir zonas protegidas y especies en veda, algo en lo que la ambientalista dijo estar de acuerdo.

PARQUE MARINO, EN PROBLEMAS

Por otro lado, señaló que el Parque Marino Cozumel está en riesgo del colapso, por el síndrome blanco, blanqueamiento del coral (que no son la misma cosa) y el alga roja, aunque con el cierre de actividades debido al COVID-19 se ha visto una recuperación.

Recordó que cuando se impuso el cierre y alternancia de espacios hubo un fuerte rechazo por parte de permisionarios náuticos, pero ya han entendido que es una necesidad para preservar el arrecife coralino, del que no solo dependen sus trabajos, sino el ecosistema y el turismo de la isla.

En las reuniones programadas con la Conanp se airearon varios pleitos de tipo comercial, entre distintos náuticos y contra los irregulares, pero superado eso ya se pudieron centrar en temas ambientalistas y acordar un calendario para las alternancias.

“Claro que justo después de eso vino el COVID y se detuvo todo, por lo que ahora tendrá que analizarse la situación física de los arrecifes y decidir nuevamente”, comentó Martín Cab.

Sí se ha visto una mejoría por la ausencia de impacto humano, incluso en El Cielo ya se han vuelto a ver estrellas de mar, que habían desaparecido de esa zona.