Estos son los hallazgos y logros del INAH en la península de Yucatán durante 2017

227
Foto: Proyecto Gran Acuifero Maya-INAH.

Quintana Roo.- Durante 2017, muchos son los hallazgos y logros que el INAH consolidó en México y sus sitios históricos de interés en diversos puntos de la península de Yucatán.

Importantes hallazgos patrimoniales

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quién dio a conocer lo más destacado en sus investigaciones en México y la península de Yucatán, hay varios descubrimientos y proyectos consolidados por destacar.

Este 2017 el INAH a través de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS), halló tres nuevos sitios en las aguas de Sisal, Yucatán.

“Los restos corresponden a un barco de guerra holandés del siglo XVIII, un vapor británico del XIX y un faro de finales del XIX e inicios del XX, que han sido integrados al Inventario y Diagnóstico de Recursos Culturales Sumergidos en el Golfo de México y Caribe Mexicano, que incluye más de 400 sitios”, detalló el instituto.

China otorga un reconocimiento

Otro gran logro, fue para el Proyecto Arqueológico Subacuático Hoyo Negro, a cargo de la SAS, quien recibió un galardón otorgado por la Academia China de Ciencias Sociales durante el Foro Arqueológico de Shanghai: el Premio Descubrimiento en Campo.

“La investigación inició en 2011, tras el hallazgo de una inmensa oquedad en una cueva inundada de Tulum, Quintana Roo, en cuyo fondo estaba el esqueleto humano femenino conocido como “Naia”, correspondiente una joven que vivió hace 12,000 o 13,000 años”, detalló el INAH.

Agregó que esta investigación ha permitido “profundizar en el conocimiento sobre los primeros pobladores del continente americano. También se encontraron restos de 33 animales prehistóricos pertenecientes a 13 especies”.

Un perezoso gigante

Este año también hubo avances en la investigación de los restos de un perezoso gigante descubierto en 2010 en el cenote Zapote, Puerto Morelos.

Se concretó que “se trata de una nueva especie de este animal pleistocénico. La especie fue nombrada científicamente Xibalbaonyx oviceps, en alusión al inframundo maya identificado en las cuevas (Xibalba), a sus garras (onyx, en griego) y a la forma de su cráneo, similar a la de un huevo (ovum, en latín)”.

Por otra parte, el equipo del proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) halló nuevos depósitos con restos de megafauna extinta hace más de diez mil años.

Algunos de ellos son los neurocráneos (cubierta ósea que protege el encéfalo) de un par de osos de la Edad de Hielo, del género Arctotherium. “Esto al internarse en las profundidades de una galería que alcanza los 100 metros, dentro de una enorme cueva inundada de Quintana Roo, la segunda más profunda de esa parte de la península de Yucatán”.

Un nuevo museo

“En los primeros días de este mes, diciembre, fue abierto el Museo de Arqueología Subacuática, San José El Alto, en Campeche, materializando así más de 30 años del desarrollo de esta disciplina en nuestro país y convirtiéndose en el primero dedicado a esta temática en América”, apuntó el INAH.

Sobre este museo que tiene seis salas y exhibe 426 piezas, entre prehispánicas, coloniales y de los siglos XIX y XX; el organismo señaló que “en 600 m² de recorrido, los visitantes hacen un dilatado viaje en el tiempo, yendo más de 10 mil años atrás en el Pleistoceno hasta nuestros días, ‘sumergiéndose’ de manera virtual en estos mundos”.

Destacó que este recinto fue incluido este año junto con las comunidades que protegen el Nevado de Toluca (Estado de México) y su entorno, en el Registro de Buenas Prácticas en materia de protección, conservación y difusión del Patrimonio Cultural Subacuático.

También te puede interesar“Naia” entre los trabajos de restauración y conservación más destacados del año por el INAH

“El reconocimiento tuvo lugar en París, Francia, durante la Sexta Reunión de los Estados Partes de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, de la UNESCO”, apuntó el INAH.

Lo que está pendiente

De acuerdo con Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el GAM está trabajando en Chichén Itzá, para crear un modelo digital que cosiste en el registro en tercera dimensión “de la arquitectura en superficie, cuevas, pasadizos y los cenotes del subsuelo que habrían dado origen a la ciudad”; esto mediante un mapeo subterráneo.