Joaquín no le sacó la vuelta

Por Óscar González

Por Óscar González

columnacafenegro@gmail.com

Hubo, ya saben, las cifras económicas y del turismo, que en eso sí somos nombreguán: solo la economía de un estado ha crecido más que la de Quintana Roo; casi nadie nos gana en empleo, y prácticamente no existen en el mundo destinos turísticos tan exitosos como los nuestros, que han impulsado a México para ocupar el sexto lugar entre los países más visitados el mundo, sí; pero lo que percibimos los quintanarroenses con más preocupación y hasta angustia es el problema de la inseguridad. Para nuestra sorpresa, el gobernador Carlos Joaquín González lo abordó sin cortapisas. Mejor la cita que el comentario, porque créame, lector: en 39 años de ejercicio periodístico nunca habíamos visto este acto de sinceridad:

“La tercera y última estrategia se refiere a trabajar intensamente para recuperar la seguridad y vivir en paz. La manifestación más perversa de la impunidad y la corrupción heredada que combatimos es la inseguridad en que hoy vivimos. La magnitud del problema que enfrentamos es insospechada y requiere una visión integral. Ni siquiera pueden resolverla los tres órdenes de gobierno juntos. Requiere también de la participación estratégica de los responsables de la procuración y de la impartición de justicia estatales y federales, los Congresos local y federal, los medios de comunicación y la sociedad en su conjunto.

“Estamos proponiendo enfrentarla con un plan que contemple seis ejes clave. Uno es la prevención en su más amplio sentido, donde participen los gabinetes sociales de los tres órdenes de gobierno. Dos: vigilancia y contención. Tres: procuración de justicia, Cuatro: impartición de justicia Cinco: reclusión, intra y extra muros. Seis: reinserción social, incluyendo la atención a la víctima y su familia.

“La lucha contra la inseguridad, que hemos emprendido, debe partir del trabajo conjunto de todas las fuerzas democráticas. En la parte que nos corresponde, ya estamos operando una estrategia en materia de prevención del desorden, la violencia y la delincuencia, la cual representa una actividad eficaz por su fuerza colectiva ciudadana que da vida institucional al modelo de prevención en Quintana Roo.

“Hemos puesto en marcha un programa específico que aborda esta problemática desde el punto de vista de la seguridad humana, que traslada el foco de la atención de los efectos hacia las causas. Estamos actuando en los factores de riesgo social, económicos y de los entornos comunitarios que orillan a una persona a delinquir. La idea central de esta propuesta es otorgar de manera integral un paquete de ayudas y acciones sociales que conformen un piso básico de bienestar.

“Esta estrategia se complementa con actividades culturales y deportivas, capacitación en oficios y la entrega de información para prevenir fenómenos como las adicciones, la desnutrición o el suicidio.

“Con este programa estaremos rescatando los espacios públicos en los que hoy la gente se reúne como las estancias, los albergues, los talleres, las casas de cultura, los domos y los comedores comunitarios. En estos espacios, buscaremos generar lazos comunitarios y de apoyo para que sean lugares de convivencia, refugio, esparcimiento y aprendizaje, especialmente para los niños y jóvenes quintanarroenses”.

El que esto escribe se disculpa por la larga cita, pero es que nunca habíamos visto a un gobernante reconocer con tanta sinceridad una falla, una deficiencia, una deuda con sus gobernados.

Podríamos pues tomar en serio los esfuerzos que se propone emprender Carlos Joaquín, y de paso algo que hemos comentado: entender que los gobiernos no les dan órdenes a los delincuentes organizados, y estos atacan cuando se les pega la gana y sobre todo cuando el Estado los presiona, como si fuera una banda rival en esa guerra permanente que sostienen.

También te puede interesar: Anuncia Carlos Joaquín que habrá intolerancia para la delincuencia

Parece que el gobierno quiere hacer lo suyo. Es momento de responder a esa convocatoria.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios