Playa del Carmen, Además de defraudar a hombres y mujeres, la empresa Life Extensión Clinic de Playa del Carmen ha lastimado ya  a muchas personas, en su mayoría rostro y cuerpo de mujeres que acudieron en busca perfeccionar su belleza y mejorar su salud. 

La lluvia de denuncias contra Life Extensión Clinic de Playa del Carmen desembocó en la clausura del local. Y es que hace unos días la coordinación estatal de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) acudió al local para que solicitar los permisos que exigen las normas y leyes mexicanas, pero como ha sido su costumbre de la clínica “patito” se negó a mostrarlos.  Por ello, la dependencia sanitaria colocó los sellos de clausura a la clínica Life Extensión que se ubica en la esquina de la 10 Avenida con calle 14.

Bajo el absurdo argumento de que son miembros de la Asociación de Médicos en los Estados Unidos Mexicanos, ha intentado impedir la presencia de los inspectores de la Cofepris en Quintana Roo.

Ante tal necedad de los supuestos empresarios de la salud, la Comisión Federal para Protección contra Riesgos Sanitarios suspendió a la clínica “patito” que ofrecían servicios de cirugía estética. Según la dependencia, al  no mostrar los documentos la clínica se deduce que, además de no contar con licencia sanitaria, opera con personal sin capacitación ni certificación como médicos o enfermeras que recetan medicamentos que tampoco tienen registro.

Se dijo que según expedientes clínicos, la Cofepris podrá comprobar que los productos ofrecidos por la tienda ilegal tienen efectos secundarios en los pacientes como afectaciones al sistema nervioso, en los riñones e hígado.

El personal de Life Extension Clinic está incapacitado para operar el centro de salud y belleza; ponen en riesgo a las personas que acuden al negocio.
El personal de Life Extension Clinic está incapacitado para operar el centro de salud y belleza; ponen en riesgo a las personas que acuden al negocio.

Además, trascendió que en el lugar se utilizan pastillas que eran recetadas como tratamientos semanales a los pacientes para bajar de peso, pero eran distribuidas como productos a granel sin indicar sus ingredientes ni los laboratorios que los manufacturaban. El lugar es operado por una persona que dijo “haber aprendido” el oficio de un médico y recetaba dietas alimenticias.

“Nos preocupa que se oferten tratamientos estéticos que no estén aprobados por los protocolos de las Normas Oficiales Mexicanas, que no se tenga aviso de funcionamiento y en el caso de llevar a cabo cirugías, no se tenga licencia sanitaria”, dijo la dependencia.

Explican que también la infraestructura que tienen es poco apta para realizar estos procedimientos y que los insumos que se utilizan (instrumental, medicamentos) no esté registrado”.

Según la dependencia se ha desplegado una estrategia  para clausurar este tipo de  establecimientos ilegales en todo el estado, para combatir la presencia de clínicas de cirugía y procedimientos estéticos como lo es Life Extensión de Playa del Carmen que no cuentan con  autorización.

Una regla con la que debe cumplir cualquier clínica es contar con su licencia sanitaria, la cual se debe encontrar en un lugar visible, “si es un lugar donde se va a operar, que sea de un tamaño considerable, el cual debe dividirse en tres zonas; una negra, que es de libre tránsito de las personas; la gris, que es de transición del paciente al quirófano, y una blanca, que es el quirófano”, afirma  la Cofepris ante la negativa.

La Life Extension Clinic fue clausurada por incurrir en actos fraudulentos que ponene en riesgo la salud y belleza de las personas.