Hacen gran esfuerzo por invitar a leer en la Cuarta Jornada Mundial “Al aire libro”

Playa del Carmen.- Esta tarde los playenses participaron en la Cuarta Jornada Mundial “Al aire libro”, impulsada por la organización Libros Libres, en un gran esfuerzo por invitar a leer, que dejó ver que hay puestos varios corazones en ello, pero la respuesta deja mucho que desear.

Pocos se atrevieron a disfrutar de esta jornada

En un Municipio donde hay al menos 228,186 habitantes según Proyecciones de la COESPO Quintana Roo en 2016, que cerca de 80 participantes (más espectadores ocasionales que estaban de paso en la Quinta Alegría), sean parte de esta experiencia, invita a señalar que se debe trabajar más por parte de las autoridades en el fomento de la lectura, y que los ciudadanos deben cambiar los smartphones en sus manos, por libros.

Pero los ‘poquitos pero benditos’ que asistieron a esta Cuarta Jornada Mundial “Al aire libro”, comenzaron a leer su libro preferido, para unirse a este movimiento mundial de leer al mismo tiempo. Posteriormente formaron un círculo para agradecer a los asistentes.

Este evento se realizó respondiendo a una acción poética creada por la agrupación artística Saraswati (Zayda Ayala Melo y Liliana Moreno Muñoz), en Colombia, donde más de  320 ciudades alrededor del mundo, nos reunimos a leer al mismo tiempo“, dijo Rosy Vivanco, Directora de Libros Libres.

Celebración a la poesía

En este marco se realizó un evento en conmemoración del Día Mundial de la Poesía, con un micrófono abierto donde 16 playenses leyeron en voz alta sus poemas favoritos, algunos de su autoría.

Diana Compeán, Aimel Cardoz, Israel Miranda, Patricia Alor, Diego Ortíz, Gina Zeferino, Fernanda Arango, Diana Leyva, Claudia Miranda, Isaías Montejo, Juan Zul, Mara Vázquez, Miguel Rosales, Jorge Palestina, Diana Galindo e Iván Rosales, leyeron en voz alta poemas; este último es un artista plástico, que expuso su faceta de poeta, con dos obras de su autoría.

También te puede interesar:Tendrá Q. Roo libros de texto en maya

En este evento convivieron niños, jóvenes y adultos en torno a estos universos de papel y pastas, a los que hay que acercarse más.