Playa del Carmen, QRoo.- El alcoholismo afecta hasta 30% de la productividad laboral en nuestro país, donde hay más de 7 millones de personas con esta enfermedad y ante ello, hay en Playa del Carmen quienes luchan por tener la sobriedad de cada día y también ayudan a otros a lograrlo.

La cura de la palabra sin alcohol en AA

Una mañana cualquiera, cerca de las 10:00 horas sobre la calle 25. Puede ser miércoles, el letrero dice “A.A. Playa del Carmen”. Al correr la puerta de cristal te invitan a pasar y ofrecen un vaso con agua o café, mientras alguien está en el estrado maldiciendo, bendiciendo, gritándole a la vida, a la muerte y al alcoholismo.

Maldijo a uno y luego ambos rieron, porque todos en esa sala comparten algo: el café y el alcoholismo; también esa sed vital por vivir sin alcohol. Uno de ellos grita: ¡Hay que seguir sufriendo! Pero sin alcohol y todos asienten.

Un integrante de este grupo,  tiene una lista de papel con varios nombres; ninguno de quienes aparecen en el listado sobrevivió al alcoholismo, pero él, es testigo vivo de sus anécdotas de vida, que ahora son parte de las suyas y comparte así, esas frases célebres con con los ‘¡Pelanás!’, como les grita un par de veces a los presentes.

Nadie se ofende, es el don de curar y curarse con la palabra, seguir los 12 pasos del grupo de recuperación y ayudarse para ayudar a otros a salvarse de las garras de esta enfermedad.

Red de ayuda

Este es uno de los 23 grupos de A.A. que hay en Solidaridad, nacido en 1999, ante la necesidad que hay en esta ciudad, como en otras, porque de acuerdo con la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, A.C.  “el alcoholismo es una enfermedad que no respeta edad, sexo, credo religioso, raza, riqueza, ocupación o educación; ataca sin escoger con quien lo hace”.

“Nuestra experiencia parece demostrar que cualquiera puede ser alcohólico. Pero lo que importa es que cualquiera que desee dejar de beber es bienvenido a la comunidad”, apunta.

La Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, A.C. tiene en México más de 14 mil 500 grupos de ayuda mutua y más de 121 mil miembros en recuperación. “Todos los grupos sesionan en terapia grupal de hora y media al día y de servicios totalmente gratuitos.

Y es que se requiere un gran esfuerzo: 74% de los alcohólicos que hay en México, es población económicamente activa y el resto, son amas de casa, estudiantes y personas jubiladas; todos ellos requieren atención, como la de los programas de recuperación que ofrece AA.

Tipos de bebedores

De acuerdo con esta agrupación de autoayuda, existen tres tipos de bebedores, principiando con el “Bebedor social”, que “no tiene dificultad para dejar el licor si tiene una buena razón para hacerlo; no necesita beber para poder relacionarse. Simplemente puede tomarlo o dejarlo.”

Por su parte el “Bebedor fuerte”, ingiere alcohol y “gradualmente llegará a perjudicarle en lo físico y en lo mental. Puede causarle muerte prematura. Si se presenta una razón suficientemente poderosa, mala salud, enamoramiento, cambio de ambiente o la advertencia de un médico, este individuo puede también dejar de beber o hacerlo con moderación, aunque esto le resulte difícil o necesite ayuda médica”.

Finalmente está el “Bebedor problema”, que no puede controlar su manera de beber. “Los miembros de Alcohólicos Anónimos no aprenden a manejar el alcohol, sino a vivir sin él y las principales características de este tipo de alcohólico son que con la bebida: siente confianza, pérdida de control, desea una copa más, trata de controlar su bebida, bebe cuando no planeaba hacerlo, tiene períodos de abstinencia, pérdida casual de la memoria o lagunas mentales y sentimientos de culpa”, apunta AA.

Uno de ellos

“Este grupo de Playa del Carmen, ha ayudado a gente desde hace 18 años; aquí casi todos estaban solos no tenían familia acá. El problema del alcoholismo lo traíamos de otro lugar, y la mayoría de la gente habíamos tocado fondo en otro lado”, explica un miembro de AA.

Este grupo fue para él, una oportunidad de salir del alcoholismo: “Esta enfermedad me quitó parte de mi juventud, mi estado civil ‘casado’ y así como vi la oportunidad de salir de este mal, otros la vieron en este grupo Playa del Carmen, por eso somos muy celosos de nuestra sobriedad aquí.”

Según explica, hay personas que tienen años sin beber y acuden a estas sesiones que actualmente se imparten a las 9:00 horas, 14:00 horas y 20:00 horas.

También te puede interesar: Protestan antorchistas afuera de Sedesol

Destaca que para los nuevos integrantes de este grupo, es más difícil la lucha contra el alcohol, porque en este destino abunda en todos lados. Sin embargo la voluntad suele ser más poderosa y los sobrevivientes más veteranos, que les enseñan en su discurso con todos sus errores el camino correcto A “los nuevos”, son prueba de ello.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios