Playa del Carmen.- Por medio de un proceso judicial de dudosa legitimidad, Alfonso de Jesús Pereira Palomo, alias “El Mosco”, conocido operador de tierras de Holbox, desalojó al posesionario de un edificio en la colonia Colosio, que ha sido suyo desde la fundación de este asentamiento, hace 25 años.

Acompañado de sus abogados, una actuaria, agentes de la Policía Municipal y varios cerrajeros, “El Mosco” atestiguó el proceso de desalojo de Gabriel Ramírez Pérez, dueño de un edificio, en el que vivía con su madre, María Pérez Domínguez. Las familias que rentaban los otros ocho departamentos también fueron lanzadas a la calle con sus posesiones.

Estibadores arrancaron la reja principal, en tanto que los cerrajeros abrieron con ganzúa las puertas de todos los departamentos.

El posesionario comentó que al igual que todos los demás que viven en esta colonia, no tiene título de propiedad, pero tiene sus documentos expedidos por la hoy extinta Inviqroo, pues es de los fundadores de la colonia, quien ha emprendido la lucha contra la Desarrolladora de la Riviera Maya (Derimaya), paraestatal creada supuestamente para mediar este litigio pero que se ha eternizado cobrando mensualidades a los moradores.

“Ellos me ofrecieron dinero (para ceder su predio), pero se los negué”.

La actuaria llevaba la orden de desalojo y otros documentos, pero se negó a entregarle una copia al agraviado, para ser notificado o para que conozca el proceso. Por lo que alcanzó a ver, algunos documentos parecían llevar su firma, algo que asegura es imposible.

Ello, porque Ramírez Pérez fue liberado el año pasado, después de pasar seis años preso acusado de un delito que asegura que no cometió, en tanto que este litigio inició hace cuatro años, con documentos que supuestamente firmó.

Los agentes de la Municipal tuvieron que intervenir cuando la mamá del posesionario, mayor de edad, se negó a abandonar su hogar y quedar en la calle, por lo que comenzaron a forcejear con ella. La mujer justo estaba programada para cirugía este viernes y ahora lamenta que no tiene dónde dormir.

“El Mosco” es uno de los principales representantes de lo que se conoce como la “mafia agraria” peninsular, encargado de comprar y litigar terrenos ejidales en Yucatán y en Quintana Roo. En nuestra entidad, ha operado principalmente en Lázaro Cárdenas, particularmente en Holbox, y en menor medida en Tulum.