Chetumal.-  El exgobernador Joaquín Hendricks Díaz (1999-2005) dijo que ve con optimismo la renovación de la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero no lo es todo, pues el partido necesita también una renovación ideológica.

Entrevistado la tarde de hoy sábado en el marco de la rendición de protesta de la dirigencia estatal del PRI, donde se ungió a Elda Candelaria Ayuso Achach como presidente del organismo, el exgobernador enfatizó que su partido necesita una definición precisa en materia ideológica t “acreditar su compromiso con las causas ciudadanas”.

Lo anterior con la finalidad de reencontrarse con los votantes y con las estructuras partidarias, porque no se trata de qué tanto pueda representar una o tales personas, sino que tiene que ver con definiciones de las estructuras del PRI.

“La estructura es importante, pero tenemos que recuperar la confianza ciudadana. La estructura está sentida, ha vivido la experiencia de la salida de algunos cuadros que sin duda nos afecta, pero estamos a tiempo de recuperarnos”, aclaró.

A pregunta expresa sobre el tema de las alianzas con el PAN con el PRD o con otros institutos para el próximo proceso electoral, Hendricks Díaz agregó que es importante anotar que las crisis partidistas dan la oportunidad de alianzas, para poder aspirar al poder, donde tienen que ser compatibles las ideologías, pero no se descarta una alianza de facto con aquellos que no coinciden ideológicamente. Con ello se le deja la opción de aliarse con el PAN, el PRD y demás partidos en contra de Morena.

En cuanto al acarreo es algo inherente a los mismos partidos; pero en PRI necesita su estrategia de plantear la necesidad de encontrarse otra vez con las causas ciudadanas, así que el partido tiene que hacer su tarea entre los ciudadanos, porque solo así se recuperará la credibilidad.

Te puede interesar: https://quintafuerza.mx/mas-noticias/politica/reconoce-hendricks-crisis-del-pri-tras-errores/

Por otro lado, la seguridad es importante para los ciudadanos, así que los gobiernos tienen que trabajar mucho, pero los ciudadanos pueden trabajar haciendo propuestas, para que la gente recupere la confianza.