Enfrenta Laura Fernández al COVID-19 no con palabras, sino acciones

Puerto Morelos.- Enfocada en su labor, de manera discreta, pero con constancia y seriedad, la presidenta municipal de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, ha “tomado el toro por los cuernos” en lo que se refiere al Covid-19, al implementar las medidas necesarias desde un primer momento y mantener un monitoreo constante sobre este fenómeno cambiante, que hasta el último corte ya suma 22 casos en la entidad, aunque ninguno en el onceavo municipio.

Lejos de todo protagonismo, solo enfocada en reaccionar de forma oportuna ante el brote de esta enfermedad, Fernández Piña fue una de las primeras ediles en de inmediato decretar la suspensión de actividades deportivas, para así evitar la aglomeración de personas en espacios públicos.

Sería solo la primera de muchas acciones realizadas por su administración, que antes del cese de clases, ya había ordenado instalar un filtro sanitario a la entrada del CADI local; poco después, suspendió todos los actos públicos del Ayuntamiento, algo que en otras partes de la geografía estatal, muchos alcaldes se resistían a hacer, por el golpe que supone para la promoción de su imagen. No así en Puerto Morelos.

También de forma rápida, se comenzó con la desinfección de todas las oficinas del Ayuntamiento, y se envió a descansar, con goce de sueldo, a la población más vulnerable ante esta enfermedad: los adultos mayores. Simultáneamente, se reforzó lo que se sabe será lo más requerido, los dispensarios médicos, ahora en turnos las 24 horas y con personal debidamente protegido, con guantes y mascarillas.

Algo que diferenció mucho a Puerto Morelos del resto de la entidad es que sus comunicados de prensa, en lugar de ensalzar a la autoridad en turno, informaron las medidas pertinentes, en especial con el distanciamiento social, posicionando en rede sociales el “hashtag” #YoMeQuedoEnCasa, que permeó de forma efectiva en la ciudadanía, que comenzó a replicarlo.

Asimismo, Laura Fernández Piña respaldó las acciones contempladas en el plan del gobernador Carlos Joaquín, basado en tres objetivos fundamentales: salvar vidas humanas antes que todo, apoyar a las familias en etapa de crisis de salud y económica y el despegue de la recuperación de la economía una vez superada la crisis.

Viendo más allá de la contingencia inmediata, la edil mantiene acercamientos con la iniciativa privada, coadyuvando los esfuerzos estatales para la preservación de las fuentes de trabajo, sabiendo que se necesitará de esta mano de obra experimentada cuando se reactive el destino.

En tiempos de acciones urgentes, como ahora, es cuando se ve realmente la capacidad de nuestras autoridades. Qué tranquilidad que Laura Fernández se mostró a la altura de las circunstancias y que se da a conocer no por promoción, sino por la contundencia de sus acciones en medio de una crisis, en donde el miedo es el enemigo a vencer.