Una familia recupera lo perdido al vender Pan de Muerto

Todos en su familia juntaron y subsistieron de lo que colectivamente generaban.
Todos en su familia juntaron y subsistieron de lo que colectivamente generaban.

Cancún.- Para Fidelia Cruz González, explica que los últimos cinco meses han sido críticos, sin poder salir de su casa ni realizar alguna actividad productiva para obtener algún ingreso. Todos en su familia sumaron fuerzas y subsistieron de lo que colectivamente generaban. Afortunadamente, lo peor de la pandemia parece haber quedado atrás y por estos cinco días, venderá pan de muerto en el Mercado 23, para recuperar algo de lo mucho que perdió en este 2020.

Entrevistada mientras despachaba clientes en su puesto ambulante, esta mujer indicó que comparado a otros años, las ventas están muy bajas, incluso con pocos comerciantes en este popular mercado, pero a comparación de los meses pasados, el poder sacar ganancias es un regalo del cielo.

“Gracias a Dios que está saliendo. Todos estos meses esperábamos estos días para tener un poco de venta”, comentó.

Conocedora de la situación, este año únicamente hizo panes de 10 y de cinco pesos, sin presentaciones más grandes, tanto para el pan de muerto como el pan de angelito (utilizado para los altares de niños el 1 de noviembre).

El permiso temporal que utiliza todos los años le permite vender en este mercado sólo por cinco días, de hoy hasta el 2 de noviembre. El resto del año está en un tianguis, pero por lo bajo de las ventas, ni siquiera conviene ponerse.

“No he obtenido nada estos meses, pero con la familia, incluido los hijos ya casados, pudimos salir entre todos. Finalmente, el Señor siempre provee”, agregó.

 

Todos en su familia juntaron y subsistieron de lo que colectivamente generaban.