Video: Agrede Mimenza a la prensa durante manifestación en Playa del Carmen

Carlos Mimenza agredió a la prensa en una manifestación a la que convocó en Playa del Carmen
Carlos Mimenza agredió a la prensa en una manifestación a la que convocó en Playa del Carmen

Playa del Carmen.- El empresario y aspirante a político Carlos Mimenza Novelo encabezó una manifestación afuera de las oficinas de la Fiscalía General del Estado en esta ciudad, con batucada y mariachi, aunque fiel a su estilo, comenzó a agredir verbal y físicamente a la prensa que acudió a cubrir este hecho, incluso colocando un altavoz con sirena en el oído de un reportero, al que acusaba de ser “vendido”.

Carlos Mimenza, quien llevó a un grupo de manifestantes y reporteros a Chetumal la semana pasada para una manifestación, en la que terminaron por destrozar un vehículo de unos policías de investigación, hoy acudió con su grupo de seguidores a las oficinas de la Fiscalía, en esta ciudad, enfatizando que se trataba de una manifestación pacífica.

El grupo de gente que trajo en autobuses de “Tucsa”, al parecer liderados por la priista Lorena Moreno, enarbolaban cartulinas con mensajes en contra del gobierno del Estado, a pesar de que la manifestación supuestamente era en contra de los feminicidos.

Además de las personas con cartulinas, el aspirante a la presidencia de Solidaridad también trajo a un mariachi y a una batucada, para “amenizar” el evento, según sus propias palabras. Magdaleno Infante Delgado, un productor que trabaja con este empresario en su estudio, grababa todo para su transmisión en vivo.

Usando un megáfono, el empresario, quien pese a sus múltiples comentarios misóginos documentados, ahora “apoya” causas feministas, aseveraba que en la Fiscalía nadie trabaja y mientras, violan o desaparecen mujeres en la entidad.

Como es habitual, al poco tiempo llegó la prensa local a cubrir esta manifestación, pero Mimenza se inconformó con la presencia de los medios y comenzó a despotricar en su contra, diciendo que ellos eran capaces hasta de “vender a su madre”, por lo que empezó a corear “¡fuera!”, algo que sus seguidores comenzaron a repetir.

Fue el periodista Alejandro Vargas quien se llevó la peor parte de esta agresión verbal, porque Mimenza comenzó a tratar de obstruir su labor, colocando el magáfono que llevaba directamente en la cara del reportero y activando la sirena directo en su oído, a la vez que se reía y burlaba del propio comunicador.

 

El reportero, sin decir palabra, tomó algunas fotos y comenzó a grabar lo que ocurría, incluso con la sirena en la cara, mientras que el productor de Mimenza trataba de contener la situación.

“Estás provocando. Nadie te quiere aquí. Vete”, le decía Infante Delgado, mientras usuarios en los comentarios de su propia trasmisión pedían que se dejara en paz al reportero, que solo hacía su trabajo, lo que Mimenza más de una vez ignoró.

“Déjalo, está loco”, comenzó a rogarle su empleado a Mimenza, para que dejara de agredirlo, sin que él hiciera mucho caso.

Otro reportero que vio lo que ocurría perdió la paciencia y comenzó a reclamarle a la gente y a Mimenza que les permitieran trabajar, pero le comenzaron a gritar que ellos estaban pagados por gobierno.

Aquí se ve cómo le quisieron arrebatar su teléfono a un comunicador que solo hacía su trabajo. La gente de Mimenza lo llamaba provocador.

Finalmente, la situación no pasó a mayores y la manifestación continuó ante estas oficinas, de las que nadie salió, con batucada y mariachi.

Te puede interesar: Oportunistas politizan las protestas contra feminicidios en Quintana Roo

Mimenza Novelo, quien en su programa en internet declaró la noche anterior que “el 99% de los reporteros de Quintana Roo son basura”, tiene varios antecedentes de agresiones a la prensa, al estar actualmente sentenciado a ocho meses de cárcel por amenazas contra un periodista (proceso en revisión) y estar denunciado por otro por idéntico delito, además de extorsión.

En una rueda de prensa, incluso pidió al crimen organizado que fuera a visitar a un reportero a su casa, debido a una nota que no fue de su agrado, ofreciendo proporcionar el teléfono y dirección de esta persona.