Este domingo, una mujer se volvió viral luego de protagonizar un video en el que hace todo mal, desde fumar y beber dentro de una combi hasta pelearse con otra dama porque la estaba grabando.

Estos acontecimientos sucedieron en el estado de Morelia, donde la apodaron como Lady Combi.

¿Qué pasó?

Wendy GC, como fue identificada la protagonista del video, fue captada por otra pasajera bebiendo cerveza y fumando en la parte de enfrente de la combi junto al chofer, en la unidad de Ruta Azul de Morelia.

Pese a que las usuarias le mostraron su molestia al chofer de la unidad, éste no hizo nada al respecto, y fue ahí que despertó la ira de Lady Combi, que confrontó a las otras mujeres y pidió que la dejara de grabar.

Pero, al no hacerle caso, la mujer ebria le pidió al chofer que detuviera la van y abriera la puerta de atrás, a lo que enseguida obedeció. La mujer se dirigió a la parte trasera de la unidad para pedirle que dejara de grabar.

Por su parte, la pasajera que continuaba grabando, predijo la siguiente jugada y antes de los “catorrazos” le pasó el teléfono celular a su acompañante para que siguiera filmando la acción. Minutos más tarde ya estaban peleando dentro de la unidad.

Mientras tanto, el chofer bajó y se dirigió a la parte trasera donde se llevaba a cabo la disputa, sólo para pedirle a la otra usuaria que por favor dejara de grabar, al igual que otra mujer.

La respuesta de las autoridades

De acuerdo con El Universal, el titular de la Comisión Coordinadora del Transporte en Morelia, Marco Antonio Lagunas Vázquez, indicó que el chofer pudo evitar toda esta confrontación en tres momentos.

  1. El chofer no debió permitir que la joven subiera con una cerveza en mano y fumando, por seguridad de los demás pasajeros.
  2. “No debió permitir que bajara”
  3. “No debió abrir la puerta para que la muchacha subiera a agredir a la pasajera”.

El resultado de la confrontación equivaldrá a un castigo para el concesionario y el chofer, el primero podría recibir una multa de cuatro mil 300 pesos y el segundo podría perder su empleo.

Además nadie en la unidad seguía las recomendaciones sanitarias contra el Covid-19, que es el uso de cubrebocas al interior de la combi.