Adrianna Edwads, es una mesera residente de Galveston, Texas, que demostró que cuando hay ganas de trabajar, no importa caminar largas horas para ganarte “el pan” de cada día.

El esfuerzo de la joven fue recompensado cuando una pareja ingresó a Denny’s, lugar donde ella trabaja, enterándose en ese momento que Adrianna caminaba 22 kilómetros diarios para llegar a su trabajo y lo mismo para regresar a su casa.

La pareja, que prefirió el anonimato, regresó horas después de pagar la cuenta para darle las llaves de un auto Nissan Sentra 2011, el cual estaba estacionado afuera del local.

Sin embargo, a cambio del vehículo, la pareja le pidió a Edwards que simplemente pagara con buenas acciones a los demás, según informó ABC. Ahora la joven llegará a su trabajo en 30 minutos en lugar de horas de camino.

“Todavía siento que estoy soñando. Cada dos horas, vengo y veo por la ventana si todavía hay un automóvil allí”, comenta Edwards.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios