Angela Farnan, enfermera de un bebé al que cuidó durante meses en la unidad de cuidados intensivos pediátricos del hospital decidió adoptarlo tras verlo desamparado.

Los hechos ocurrieron en el Hospital Infantil OSF de Illinois donde adoptó a Blaze, quien nació con un defecto cardíaco congénito que se conoce como el ‘síndrome del corazón izquierdo hipoplásico’, por lo que la madre no podía estar con el bebé.

Con tan solo tres días de vida fue operado por primera vez y, unos meses después, recibió su segunda cirugía.

Angela Farnan fue una de las enfermeras que cuidaron al recién nacido los meses que estuvo en la UCI, según informa ‘CBS News‘, que cuenta que los padres biológicos del bebé no tenían recursos económicos para hacer frente a los tratamientos médicos que Blaze necesitaba, ni estar al pendiente del pequeño como se debía.

La mujer aceptó entonces hacerse cargo de la tutela del bebé a corto plazo, hasta que, el día en el que Blaze tuvo que ser operado por segunda vez, la madre biológica le pidió si podía adoptar de manera oficial a Blaze porque ella podría ofrecer al pequeño un futuro mejor.

“Fue un día muy emotivo porque mi esposo y yo nos enamoramos de él“, afirma Angela Farnan en ‘GoodMorningAmerica‘, que dice que “no se puede describir el sentimiento” tras convertirse en madre por primera vez. Ahora ella y su marido Rick, son oficialmente los padres del bebé y recuerdan el día de la adopción como “uno de los mejores” de sus vidas.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios