Galería: Descubren 60 cubos con misteriosas inscripciones del río Coventry

Un pescador magnético junto a sus dos hijos pequeños, encontró casi 60 cubos misteriosos que se cree muestran una inscripción numérica sagrada.

La pesca magnética o pesca con imanes es muy popular en países como Francia o Reino Unido, donde un pescador magnético encontró casi 60 bloques de plomo llenos de extrañas inscripciones, y nadie está seguro de lo que son, el hallazgo se hizo en un río en Coventry en Reino Unido.

Will Read, de 38 años, había acudido al río Sowe en Conventry (Reino Unido) con sus dos hijos y su caña de imanes, para intentar pescar algo interesante. Al principio cayeron algunas llaves y unos pocos peniques, que suele ser lo más habitual. Pero de repente, comenzaron a sacar del fondo del río unos extraños cubos de plomo, llenos de misteriosas inscripciones.

Extrajeron en total casi 60 bloques de un tamaño un poco más grande que una moneda, y un peso de 125 gramos cada uno. Incapaz de descubrir lo que eran, Will Read colgó algunas fotos de su hallazgo en Reddit, a ver si alguien le ayudaba a resolver el misterio.

Los cubos están escritos en sánscrito, una de las lenguas más antiguas de la India, que actualmente solo se usa como lenguaje litúrgico en el hinduismo y el budismo.

Los cubos tienen una cuadrícula en cada uno de sus lados, con nueve números escritos en ella, además todos comparten las mismas cuadrículas de números menos un lado, que es diferente en cada cubo.

Lo interesante, es que sumando tres números en cualquier dirección, dan 36.

Cuadros mágicos

En la India se denomina a este tipo de objetos Navagraha Yantras, nueve cuadros diferentes, cada uno de ellos con nueve números, representando a nueve planetas. Bajo los números hay unas inscripciones llamadas mantras Beej.

De acuerdo con lo usuarios de Reddit, los cubos podrían ser símbolos Jyotish, una fórmula númerica que invoca la protección de Rahu, un planeta que controla a los ladrones, magos y serpientes, pero también las cárceles y los lugares aislados.

Para lograr la protección, es necesario abandonar estos cubos mágicos en agua corriente, lo que explicaría por qué aparecieron en el fondo de un río.

La mayoría de los hallazgos de los pescadores de imanes suelen ser bastante monótonos y aburridos: desde bicis viejas a motores de coche, sillas y mesas. Pero de vez en cuando, se encuentran con sorpresas como ésta.

Con información de computerhoy.com