Invita a su fiesta de cumpleaños por TikTok ye llegan ¡más de 2 mil personas!

86

Una fiesta de cumpleaños se salió de control, luego de que la invitación se viralizara en la red social TikTok, al grado que la policía tuvo que emitir un toque de queda y 178 adolescentes terminaron arrestados.

TikTok es una red social que funge como un medio de comunicación masivo, por lo que tienen la capacidad de hacer que cualquier publicación, llegue a cualquier persona.

Esto fue, justo, lo que le pasó a Adrián López, un adolescente estadounidense de 17 años que organizó su fiesta de cumpleaños el pasado 22 de mayo de 2021 y la dio a conocer por Tik Tok.

Sin embargo, nunca imaginó que llegarían más de 2 mil personas y que todo terminaría en caos con la policía interviniendo.

Adrián Lópe, quien es un estudiante en la ciudad de Eastvale en California, lanzó primero la invitación a la fiesta en Huntington Beach a algunos de sus amigos.

Pero fue a Yahir Hernández, amigo de Adrián, a quien se le ocurrió la idea de hacer la invitación a la fiesta por medio de TikTok y tras difundirse los datos, fue solo cuestión de días para que la información comenzara a viralizarse.

La invitación llegó a celebridades e influencers

Días después de que los datos comenzaran a circular en redes, causaron tanto revuelo que comenzaron a surgir algunos memes, tanto, que incluso varias celebridades de internet e influencers comenzaron a hacer gran variedad de videos y comentarios acerca de la fiesta de Adrián.

Fue tanto el auge, que también se difundieron publicaciones con el hashtag #adrianskickback, el cual atrajo casi 280 millones de visitas.

Adrián y Yahir disfrutaron de la atención inicial, luego se percataron de que todo se saldría de control, ya que los jóvenes nunca se imaginaron que toda la gente que había visto la tendencia, en verdad asistiría al evento.

Un día antes de la fiesta, es decir el viernes 21 de mayo de 2021, los usuarios de redes sociales estaban publicando que “ya estaban en camino para la fiesta”.

Algunos publicaron sus boletos de avión desde diversos estados de Estados Unidos, otros publicaron que llevaban varias horas conduciendo para llegar al evento.

Incluso, la noche de ese mismo viernes 21 de mayo, alrededor de mil personas empezaron a llegar a Huntington, por lo que la policía cerró el lugar.

Tras de ver la rnorme cantidad de personas que llegó a Huntington, fue que Adrián y Yahir se dieron cuenta del impacto real que habían causado, y temiendo el caos que les aproximaba, decidieron cambiar el lugar de la fiesta.

Los jóvenes optaron por rentar un lugar cerca de Los Ángeles, e indicaron que revelarían la ubicación exacta poco antes de la fiesta; y se asociaron con la tienda de zapatos y ropa Cookies N’ Kicks para vender boletos para la fiesta por 40 dólares.

El interés por el evento creció tanto que para la tarde del sábado 22 de mayo, varios youtubers, tiktokers y otros influencers estaban realizando transmisores en vivo de la gran fiesta.

Incluso, un creador de contenido de 14 años conocido como Donlad, quien se autodenominó “el niño más rico de Estados Unidos”, rentó una limusina para llevar a Adrián y Yahir junto con sus demás amigos a Los Ángeles.

No publicaron la ubicación exacta del lugar y todos llegaron

La dirección se filtró y para la media noche ya había una multitud en el lugar, razón, por la que la policía cerró el lugar, y fue ahí, donde la fiesta terminó.

Finalmente, en un esfuerzo por controlar a la multitud, Adrián borró todo el contenido referente a la fiesta de sus cuentas de redes sociales y Yahir, trató de explicar a los usuarios que la fiesta no había sido una estafa, y organizó reembolsos para los que habían comprado boletos.

Además, informaron que no había ganado nada por la organización y que estaba preocupado por la seguridad de los que asistieron.

Miles realizaron la fiesta en Huntington Beach

Se estima que fueron alrededor de 2 mil 500 adolescentes llegaron a Huntington Beach, esperando la gran fiesta, pues a pesar de que la fiesta terminó para Adrián y Yahir, así como todos lo que estaban con ellos, las demás adolescentes nunca se enteraron que se había cambiado de lugar.

Estos adolescentes comenzaron a festejar llenos de euforia y no tardó en salirse de control. Algunos adolescentes bailaban por las calles, mientras otros lanzaban fuegos artificiales; se subieron a los semáforos, se lanzaron desde lugares altos y bailaron encima de los autos. Incluso, la policía trató de disiparlos con balas de goma.