Se perdió durante un viaje en tren y 20 años después se reencuentra con su familia

953

Yulia Gorina tenía cuatro años cuando se perdió durante un viaje en tren. Actualmente tiene 24 años y al fin pudo reunirse con sus padres después de un largo periodo de ausencia.

Ella y su padre viajaban en tren desde la capital bielorrusa de Minsk hasta Osipóvichi, con aproximadamente 100 kilómetros de largo. Él se quedó dormido debido a que había consumido alcohol y cuando abrió los ojos la niña había desaparecido. Así comenzó una impresionante historia que tuvo un final feliz al cabo de dos décadas.

La desaparición ocurrió el 1 de octubre de 1999, mismo día en que el hombre acudió a la policía junto a Liudmila, su esposa, para denunciar la perdida. Le pequeña fue buscada intensamente, pero no hubo señales de Yulia.

Los padres de la pequeña Yulia llegaron a ser incluidos en la investigación y fueron sometidos a una prueba de polígrafo para descartar que no fueron los responsables, para finalmente descartar su participación en la desaparición de Yulia.

Yulia Gorina

Ya han transcurrido 20 años desde la desaparición, y la familia apenas pudo reencontrarse recientemente gracias a que Yulia, ahora de 24 años, descubriera su identidad gracias a una búsqueda por Internet, según informaron medios locales.

Tras varios intentos de búsqueda en las plataformas de Internet con términos como “niña, 4 años, desaparecida”, logró encontrar un artículo en donde una mujer manifestaba, a mediados de 2017, que todavía creía que su hija estaba viva.

“Me pongo a leerlo y comienzo a entender cuántas coincidencias había y se me empiezan a caer las lágrimas”, afirmó la joven según recoge Daily Mail.

Durante todo este tiempo estuvo viviendo en Rusia, país al que, asegura, no sabe cómo llegó.
Allí vivió con sus padres adoptivos, quienes indicaron que la pequeña de cuatro años solo les contó que recordaba que unas personas la trasladaban por distintas casas y que la obligaban a pedir limosna. Asimismo, que solo recordaba su nombre pero no su apellido.
Después de enterarse que sus padres la seguían buscando se contactó con la policía de Bielorrusia y una semana después llegó a este país, en donde se reencontró con sus padres.

Posteriormente, un examen de ADN demostró que efectivamente era la niña que había desaparecido hace 20 años.

Ella contó que está muy feliz de volver a reunirse con su familia y de reunir a su hija con sus abuelos genéticos.

Enseguida te presentamos el emotivo reencuentro:

Las circunstancias de su desaparición continúan siendo un misterio.

 

DEJA UN COMENTARIO

comentarios