Debido a las legislaciones de este país, se puede tener feroces animales como mascotas, completamente contrario a lo que en el resto del mundo sucede. 

La legislación rusa permite tener animales salvajes poco convencionales en comparación con el resto del mundo. Entre ellos, destacan tigres y leones, pero lo cierto es ¿que tan bueno o malo es todo esto?

Animales salvajes

Los rusos presumen sus animales exoticos a traves de Instagram, donde está plagado de usuarios rusos que tienen de todo tipo de animales salvajes dentro de su hogar, como si de un gatito se tratara.

Mihail Tiger, sirve de ejemplo, él cuenta con más de 600.000 seguidores y está vinculado a otra usuaria muy parecida, Jenia Tigermon, con apenas unos cuantos fans menos que el de Mihail.

Desafortunadamente en ambos casos se muestra un exhibicionismo continuo de leones y tigres tratados como si fueran perros y gatos de sofá. Les vemos en todo tipo de situaciones, paseando por el jardín, a los pies del sofá de casa, en el salón o interaccionando incluso interactuando con perros.

La mayoría de los textos que acompañan las publicaciones, hacen referencia al cuidado y cariño con el que son tratados, pues además cabe resaltar que algunos de ellos vienen de situaciones de maltrato.

Aunque es grande la hazaña de proteger a los animales maltratados, las imágenes muestran un animo contrario a cualquier espíritu animalista.

Estos grandes felinos no deberían ser tratados como objetos decorativos y en sus fotos son colocados junto a otras de comidas, puestas de sol, paisajes exóticos y todo tipo de detalles que han referencia a vidas ostentosas.

Resulta triste ver cómo en algunas de las instantáneas estos enormes felinos aparecen atados con una cuerda, rotundamente separados de sus instintos y su hábitat natural que, desde luego, no es un jardín ni un cuarto de baño.