La seguridad en Mérida trae frutos en vivienda, pues año con año más de 15 mil familias llegan con la intención de quedarse a vivir en este paraíso. 

De acuerdo con Eduardo Ancona Cámara, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) cada año 15 mil familias al año llegan a residir a Yucatán.

“La llegada a residir a Yucatán de 15 mil familias al año, unos 60 mil habitantes en un promedio de cuatro integrantes por familia, hace que nuestra industria esté boyante y nuestra expectativa sea muy buena este 2020“, dijo Eduardo Ancona Cámara, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).

Además indicó para el Diario de Yucatán que Mérida es la segunda ciudad más segura de América, solo detrás de Quebec, y que se encuentra entre los primeros lugares a nivel mundial.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) este nivel de seguridad ha propiciado que muchas familias lleguen en busca de mejorar su calidad de vida en términos de seguridad.

Yucatán ofrece una atractiva calidad de vida

No solo cuenta con seguridad, también ofrece muchos servicios como educación, y esto ha hecho que sea una isla en el tema inmobiliario y la expectativa es muy buena para este 2020 con la esperanza de estos 60 mil nuevos habitantes, lo que hace que esta industria se mueva desde la vivienda social hasta la residencial, vivienda plus y vivienda media.

Ancona Cámara destacó que el costo de la vivienda es el más bajo y en tamaño son las mayores, pues existe un reglamento de construcciones que privilegia la construcción para que pueda colgarse una hamaca.

“Una vivienda de 50 metros cuadrados que aquí se vende en 350 a 370 mil pesos, es un 50% más (de construcción) que en Villahermosa, Ciudad del Carmen, Cancún o Playa del Carmen”, aseguró.

Ancona Cámara manifestó durante una entrevista realizada en el marco de una reunión empresarial sectorial del Infonavit, que la gente que llega a residir a Mérida viene de una vivienda más pequeña a una vivienda más amplia.

Asimismo apuntó que esto es libre mercado, pues la gente elige su vivienda. “Ya pasaron los tiempos en los que la vivienda se asignaba, la gente hoy puede decidir… un soltero puede elegir tener una sola habitación o parejas del mismo género, viudas, viudos o gente que decide no tener hijos no tienen por qué comprar una casa cara”.

El dirigente informó que la Canadevi trabaja desde hace un par de años con el municipio de Mérida para identificar zonas de la ciudad donde comenzaría un proyecto de regeneración o redensificación urbana.

Las nuevas generaciones van creciendo y las colonias tradicionales se van dejando, los hijos se van hacia la periferia y la regeneración es posible porque esas viviendas que se quedan son amplias y ya tienen servicios.

“Es redensificar pero con servicios”, precisó.

Recordó que las colonias Alemán y García Ginerés fueron los primeros fraccionamientos que se hicieron ordenados, tienen parques y avenidas amplias y esas colonias pueden llegar a ser como La Condesa, la Nápoles o del Valle en Ciudad de México, pero tiene que haber verticalidad, la ciudad ya no puede seguir creciendo de manera horizontal.

El mayor reto: desarrollador inmobiliario

El desarrollador inmobiliario consideró que el reto mayor de este proyecto para redensificar es dar servicios, drenaje sanitario, electricidad, agua suficiente, lo que se creó hace 40 años en esas colonias antiguas, además indicó que hay que seleccionar qué se puede demoler y qué no, y cuáles son considerados monumentos históricos.

“Un ejemplo de la transformación del Centro es el rescate de predios que realizan los extranjeros que vienen a residir. Están regenerando las casas antiguas y es necesario hacer inversiones serias en este rubro” añadió.

Sobre el inicio de obras en este 2020, el presidente de Canadevi dijo que la industria arranca suave en el primer trimestre, despega en el segundo trimestre y al final del año se da lo más fuerte.

“En el primer trimestre esperamos colocar 3 mil viviendas, luego viene lo fuerte de abril a junio antes del verano, ahí se da el 40% de la colocación, y luego el cierre de septiembre a diciembre, que es el más fuerte”, indicó Luis Alpuche Escalante.