Piratas de Akumal y el tesoro perdido del PRI

piratas de Akumal

PLAYA DEL CARMEN, MX.- Manuel Jiménez, alías “El Tío” el líder los piratas de Akumal, y que por años se ha encargado de ser uno de los principales enemigos de las tortugas que llegan a esa bahía a desovar, parece que anda en busca de nuevos tesoros.

El pasado miércoles, y muy desorientado por cierto, acompañó a Sergio Tolosa Sosa, en su destape como “retador” oficial en la contienda interna del Partido Revolucionario Institucional (PRI), para elegir al candidato a la presidencia de Solidaridad.

Y digo “desorientado” no porque Manuel Jiménez confunda las actividades náuticos con política, sino porque vive en Tulum, no en Solidaridad.

Pero, qué cosas nos ofrece la política que hasta los piratas pueden ser tomados en cuenta a la hora de crear un frente para hacerse sonar.

En la política se vale todo, no cabe duda y está más que dicha y rebuscada la expresión… Pero, ¿se vale hasta meter y tomar en cuenta a quienes se encargan de destruir las bellezas naturales y crear el caos en la regularización que las autoridades pretenden para proteger la bahía de Akumal?

Por esto, es conveniente recordar (recordarle a los priístas) quién es este “Tío”.

Miguel Jiménez inició como trabajador para las casas de buceo y de servicios acuáticos. Con ellos, aprendió lo necesario para crear su propia empresa.

Como empresario, según lo recuerdan varios, era un déspota y trataba mal al personal,. También era un pésimo administrador por lo que su empresa no próspero… dicen.

Pero esto último no es tan cierto. Miguelito fue asesorado para crear una cooperativa a fin de evadir impuestos.

La cooperativa, según entiendo, es una sociedad que integran  personas que aportan un capital y trabajo en común.

En este caso, fue sólo de membrete y para la evasión fiscal pues el único que tenía intereses era el propio Miguel Jiménez. Nunca funcionó como tal su cooperativa.

Era una empresa de capital variable, un lobo vestido de cordero.

Lo que sí logró este “Tío” fue que sus ex trabajadores, lo dejaran y crearan otras “cooperativas”. Este fue el origen del caos y la anarquía que ha puesto en riesgo la bahía de Akumal.

Como sabemos, tanto la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y otros organismos públicos y también privados, que prefiero no citar para que no digan que este razonamiento es tendencioso; desde principios del 2016 implementaron una serie de medidas con el propósito de regular las actividades que en dicha zona se realizan.

No es otra cosa más que poner reglas y piso parejo para que haya un beneficio para todos, pero eso incluye también a los organismos marinos, el tesoro que la mayoría explota.

El 6 de marzo del 2016, se creó el Área de Refugio para la protección de Especies Marinas denominada Bahía de Akumal.

En febrero de 2017, la PROFEPA determinó la suspensión temporal de las actividades de nado con tortuga en la Bahía de Akumal, en tanto se otorguen las autorizaciones y/o permisos correspondientes a toda aquella empresa, cooperativa u organización interesada en prestar dicho servicio.

Y en octubre de 2017, la Conanp presentó el Programa de Protección del Área de Refugio para la Protección de Especies Marinas denominada Bahía de Akumal.

Los esfuerzos de las autoridades son visibles. Incluso el gobierno municipal de Tulum ya trabaja en la construcción del Centro de Atención y Museo de la Tortuga Marina, que estará en el pueblo de Akumal.

Los únicos que se aferran a acabar con este hermoso lugar que atrae a miles de turistas que dejan una gran derrama económica cada año, son los piratasde akumal, los piratas formados por Miguel Jiménez.

De entrada, sabemos que siguen sin  respetar el máximo de 12 personas establecido a cada concesionario. De hacerlo, no tendrían mayores ganancias, por eso promueven la masificación.

También, recordemos que con la protección de su “madrina” la ex presidenta municipal Edith Mendoza Pino, Miguel Jiménez obtuvo una concesión ilegal para dar estos servicios.

Y su “padrino” Gilberto Gómez Mora, ex secretario general del Ayuntamiento, lo protegió al grado de violar propiedad privada y hasta quemar una caseta policíaca.

No está de más recordar también que tanto el “Chino” Mora, como el Tío Jiménez están sujetos a una investigación por la apertura ilegal de un camino perteneciente a un particular.

He aquí el por qué de su apoyo a Sergio Tolosa. Miguel Jiménez quiere que Filiberto Martínez Méndez también lo apadrine y con la protección de estos grupos políticos que tratan de retomar el poder, pueda continuar sus actividades lucrativas en detrimento del entorno acuático.

Gracias a esto, el tío se ha hecho ya de un gran capital y prueba de ello sus propiedades en el poblado de Akumal donde renta cuartos y, sobretodo, su valiosa propiedad en Akumal Turístico.

Miguel Jiménez le apuesta a esta escuela priísta que es la que le ha permitido cometer sus fechorías sin recibir castigo alguno a la fecha.

También te puede interesar: ADDENDUM: Lenin Amaro, el fanático de los reflectores

Y de estos piratas, que buscan cierto tesoro en el PRI, es de los que se deben cuidar no sólo los del tricolor, sino todos los partidos porque estos falsos líderes son los que en verdad están causando daño al destino, a sus bellezas naturales y a la paz social.

Más noticias de Quintana Roo

DEJA UN COMENTARIO

comentarios