Algunos aprendizajes del Mundial

Mundial

El mundial además de regalarnos la emoción de los partidos, de ver a grandes jugadores y equipos, también nos muestra varios aspectos de la sociedad en general y en lo particular, varias situaciones que sacan la lagrima al conmovernos, como el egipcio en silla de ruedas cargado por aficionados de otros países para ver a su selección, así como situaciones lamentables, hagamos un análisis breve de algunas de ellas con el fin de aprender como sociedad.

El futbol en sí es un deporte que, como todos, brinda muchos beneficios para quienes lo practican como para sus aficionados, la fiebre mundialista ha puesto en evidencia ciertas actitudes, y lamentablemente a veces se hacen virales las negativas; un video que circula en redes muestra a varios aficionados de distintas partes del orbe, principalmente de Latinoamérica tratando de forma lamentable a mujeres, donde ellas repiten en el idioma de ellos palabras que les dictan y resultan vulgares, de tono sexual, exponiéndolas a la burla. Fueran rusas, asiáticas, o de otra nacionalidad, han sido el blanco de conductas que bajo la bandera de ser “broma” son muestra de la falta de respeto hacia el género femenino.

En México, circuló el video del famoso exfutbolista, Zague, quien al ser violentada su privacidad se vio expuesto, sin embargo, a pesar de ser un video muy íntimo, y de que la destinataria no fuese su esposa, Zague se convirtió en poco tiempo en símbolo, por dos razones: por el tamaño de su miembro y porque a pesar de estar casado con una brillante y guapa mujer, tenía su aventura con alguien más. Poco después surgieron frases, canciones, era un símbolo asociado al triunfo. Por otro lado, su esposa era blanco de burlas, ofensas e insultos. Y él fue visto como referente de triunfo en expresiones usadas para los partidos del mundial.

Ha sido perceptible en redes, que las expresiones que se usan para el tema de ganar, imponerse, dominar, conquistar a otro equipo, y recuerdo la ilustración de la mujer con el uniforme de Argentina tomada por la espalda por tres hombres croatas, o expresiones como “le dio a probar el chile nacional”, entre otras, tienen una fuerte carga de machismo, pues no es desde el mero triunfo sino desde el simbolismo de “penetrar al enemigo”, es un machismo tan común que ni siquiera percibimos la carga simbólica que tiene y que, inconscientemente forma parte de la normalización de la violación en la cultura. Tan sólo en Quintana Roo, existen alrededor de 4 mil 500 casos de violaciones al año donde el 88% son perpetrados por hombres hacia mujeres. Por lo mismo no puede seguirse viendo como normal, natural, aunque sea común.

México gana contra Alemania, un triunfo histórico que sin duda disfrutamos la gran mayoría de los mexicanos y mexicanas, el festejo fue en grande, no faltó quien simulara un acto sexual con la bandera de Alemania, e incluso quienes la quemaran. Hubo mucha indignación en el resto de las personas en México, y es que, nos sentíamos representados, cartas, mensajes en redes y muestras de afecto, pena, disculpa y respeto llegaron a la gente alemana a través de la embajada en México, quien agradeció esos detalles.

Un video de japoneses limpiando el estadio, poniendo en bolsas de basura las botellas y desperdicios que quedaron en las gradas, no sólo las ocupadas por ellos sino por los aficionados del otro equipo. Fueron ejemplo en poco tiempo de la educación, limpieza, respeto y civismo que tienen. Después del partido de México y Corea, varias personas mexicanas decidieron seguir ese ejemplo, y limpiaron las gradas. Fue un triunfo que nos sabía muy bien, que al igual que el triunfo contra Alemania nos daba alegría en momentos tan tensos que se viven como país, y la petición de varios y la inquietud era que no hubiese compatriotas maltratando la bandera de Corea del Sur o siendo irrespetuosos con aquel país, no hubo reportes de conductas vergonzosas. Por otro lado, el festejo en el Ángel de la Independencia se realizó al mismo tiempo que la marcha del Orgullo Gay, donde a pesar de aislados casos, la tolerancia, el respeto y la convivencia sana fue la que imperó.

Es decir, tenemos la capacidad para contribuir a beneficio de todas las personas que integramos la sociedad a nivel nacional como más allá. Y tenemos la capacidad de dañar ese mismo tejido. Todo inicia en la forma de pensar, en cómo aprendimos a ver la vida, la transformación de un pensamiento es posible, no nacimos con ellos en nuestro ADN, los aprendimos. Aprendamos a “deconstruirnos” y construirnos de nuevo en nuestra mente y sistema de creencias. Dejemos de creer que el ganar implica fregarse a la otra persona, violentarla, etc. Ese pensamiento nos ha dañado como país y sociedad pues es el mismo que alimenta muchos de los problemas a los cuales hoy nos enfrentamos. Deconstruyámonos y si te dicen que por naturaleza la gente en México es así, seamos rebeldes, elijamos ir contranatura.